Doce señales de que tienes demasiadas cosas

12 señales de que tienes demasiadas cosas

¿Has sentido que tienes demasiadas cosas? Tal vez otras personas te han hecho comentarios respecto a la cantidad de cosa que tienes, pero a ti no te parece que sean demasiadas. O tal vez sí has sentido que tienes muchas cosas, pero podría ser sólo tu imaginación. Esta publicación puede ayudarte a decidir por ti misma si tienes o no demasiadas cosas.

Todas sabemos que no todo lo que brilla es oro, pero la publicidad y las ofertas hacen que muchas cosas se vean tremendamente brillantes y eso nos atrae. Así es como, en algún momento, terminamos con más cosas de las necesarias.

Hace varios de años, yo estaba ahí. Tenía figurillas de cerámica, zapatos por montón, libros amontonados, ropa y más ropa… Tenía más cosas de las que necesitaba o quería. Desde que empecé a minimizar he experimentado una tremenda libertad. Lo más curioso es que no recuerdo haberme sentirme “mal” o “atrapada”. Me sentía incómoda, pero no lograba identificar a qué se debía y definitivamente la mayor parte del tiempo estaba tranquila en medio de un caos que no identificaba.

Hasta que empecé a minimizar me di cuenta del peso que me estaba quitando de encima al deshacerme de las cosas que tenía de más… pero me estoy adelantando. Veamos primero la lista de las posibles señales de que tienes demasiadas cosas.

Doce señales de que tienes demasiadas cosas

Revisa esta lista y analízate al tiempo que lo haces. Podría ser que algunos puntos de la lista definitivamente griten tu nombre y otros no tanto. Lo que importa es que trates de pensar has vividos estas situaciones recientemente.

  1. No encuentras algo que sabes que viste hace poco

Este es un clásico. Justo ayer viste esa blusa, pero no recuerdas dónde. O tal vez la semana pasada viste ese libro y hoy que quieres encontrarlo no aparece por ningún sitio. Es muy común perder así accesorios para el pelo, lápices de labios, libretitas y miles de cosas más. Las ves un día y luego ya no. Esta es una clásica señal de que tienes demasiadas cosas.

  1. Te sorprenden cosas que no recordabas que tenías

Posiblemente a raíz de buscar algo que viste hace poco y que ahora no encuentras (punto uno de esta lista) revuelques un poco entre tus cosas y encuentres objetos que habías olvidado por completo. ¿Todavía tienes ese pijama? Ya no lo recordabas. ¿De qué año es esa tarjeta de cumpleaños que apareció debajo de un montón de papeles? ¡Hace años que no veías ese abrigo que acaba de salir de una caja!



  1. Hay cosas que están esperando ser reparadas

Tienes un pequeño montón de cosas esperando ser reparadas. Tal vez se trate de ropa que necesita un ajuste o de electrodomésticos que dejaron de funcionar. O pueden ser artículos tecnológicos que tal vez con un arreglo vuelvan a la vida, como teléfonos viejos o computadoras que dejaron de encender. Lo más curioso es que, ahora que lo piensas, esas cosas llevan varios meses (o años) esperando esa reparación, pero no has tenido tiempo o dinero para hacerlo.

  1. A veces quieres hacer algo, pero te distraes con algo más

Este es otro clásico. Hoy es el día que definitivamente vas a empezar a hacer yoga en casa. Hasta tienes un nuevo yoga mat que compraste hace poco y te encanta. Pero primero necesitas mover unos muebles para hacer un buen espacio. Así que mueves una silla por aquí y una cómoda por allá. Encuentras debajo de la cómoda algunas prensitas y decides ponerlas en su lugar, en la gaveta de tu cómoda. Pero descubres que esa gaveta está desordenada. Empiezas a ordenar la cómoda completa, donde aparece un vaso… ya que lo encontraste lo mejor será llevarlo a la cocina y lavarlo. En la cocina decides lavar todo lo que está en el fregadero de una vez… y ¿adivina qué? No hiciste yoga hoy.

  1. Hay espacios que no dejarías que nadie vea

Cuando tienes visitas hay una o varias puertas cerradas… y esperas que nadie las abra. Es que has estado muy ocupada y no has tenido tiempo de ordenar lo que hay detrás de esas puertas. Si alguien viera esos espacios te sentirías muy avergonzada, pero recibes pocas visitas, así que nadie tiene que verlos. Cuando tengas tiempo los vas a ordenar, ¿cierto? Tal vez tienes demasiadas cosas y por eso algunos de tus espacios se salen de control.

  1. Hay basura fuera del basurero

Estás segura de que esos papelitos en tu mesa de noche son basura… pero quieres revisarlos antes de tirarlos, así que los vas a mantener ahí por ahora. Y en la mesa de la sala hay algunas otras cosas que también son basura, pero cuando hagas una limpieza completa te vas a deshacer de todo eso. En tu jardín o patio también hay un par de cosas que se deben ir. Lo mejor es hacer toda la limpieza de una vez, no vale la pena atacar los papelitos de la mesa de noche si hay otras áreas que también requieren atención. El fin de semana sacarás un par de horas para limpiar todo.



  1. Algunas cosas las has usado una vez o nunca

Entre tus posesiones existen algunas que están nuevas o casi nuevas. Esa máquina caminadora que usaste dos veces, ahora es un tendedero de ropa interno. Planeas venderla pronto, porque la verdad caminar sin llegar a ningún sitio no es lo tuyo. Esos zapatos, los usaste una vez… te aprietan un poco, pero posiblemente los usarás en tu próximo cumpleaños porque están nuevos. Las copas de cristal… son para una ocasión especial que todavía no ha llegado. Hay algunas prendas de ropa que usaste una vez o que están esperando una noche de gala para salir de tu armario. En la cocina, algunos aparatos son demasiado complicados de lavar como para usarlos… tal vez los uses el fin de semana, porque entonces tendrás más tiempo para lavarlos y ordenarlos después de usarlos.

  1. Te arrepientes de algunos gastos

Definitivamente hay cosas que desearías no haber comprado. Resultaron ser inútiles y ahora te das cuenta de que ese dinero habría sido mejor gastarlo en algo más. Con un poco de suerte podrás revender algunas de esas cosas y recuperar una parte del gasto.

  1. Tienes duplicados de varias cosas

Es posible que tengas dos o más tijeras, espejos de mano, cepillos para el pelo, cuchillos para pan, espátulas… Tienes duplicadas cosas porque pensaste que se habían perdido y las compraste de nuevo o simplemente porque el ítem viejo ya no servía, compraste uno nuevo y el viejo sigue por ahí.

  1. Debes mover cosas antes de acostarte o sentarte

Para ir a dormir o sentarte a leer, debes mover cosas. Tal vez en tu cama hay libros, maquillaje o bolsos que debas mover al llegar la noche. O tal vez, en la silla que usas frente a tu escritorio hay ropa, libretas o papeles que quedaron ahí por error.

  1. Sientes que te falta espacio de almacenaje

Has comprado cajones nuevos y zapateras. Has instalado nuevos muebles o comprado mesitas extra porque te falta espacio para almacenar cosas. Incluso has pensado en rentar una bodega por un tiempo, para poder guardar algunos de los objetos que usas menos seguido.

  1. Hay artículos de un área en otra

Es posible encontrar libros fuera de tu biblioteca y no me refiero a un libro sino a varios o muchos. Hay ropa fuera del armario, maquillaje en la sala, crema de manos en la cocina o varios pares de zapatos en el baño. Los artículos no se quedan en el área en la que lógicamente deberían estar, sino que se esparcen por diferentes áreas de tu casa.



¿Qué hacer cuando tienes demasiadas cosas?

Si algunas de estas señales han resonado contigo, es posible que tengas demasiadas cosas. Así que la pregunta ahora es ¿qué hacer al respecto? La respuesta, para mí, ha sido minimizar. El minimalismo puede ayudarte a tener espacios más ordenados porque la premisa minimalista es dejar ir las cosas que no agregan valor a nuestras vidas para hacer espacio para lo que de verdad amamos. Las cosas que de verdad necesitamos son pocas. Eso implica poco tiempo ordenando, pocas cosas perdidas, más espacios limpios y más tiempo para hacer cosas divertidas.

Por supuesto, esto no es simplemente tirar toda la basura y listo. Las emociones juegan un papel importante. A veces nos apegamos a objetos, no por lo que cuestan, sino por lo que creemos que valen para nosotras o por las memorias que asociamos con ellos.

También tenemos fuertes creencias que la sociedad nos ha implantado. Eso hace que creamos necesitar muchas cosas y estamos casi obligadas a sentir carencia o vacíos si no las tenemos. Si aprendes a vivir como minimalista muchas de estas situaciones mejorarán.

La libertad del minimalismo

Como mencioné antes, cuando acepté que el consumismo estaba ganando en mi vida y empecé a dejar ir cosas, me sentí más libre. Saber que tienes demasiadas cosas no es malo. Es el primer paso para empezar a vivir mejor. Créeme que no vas a extrañar los duplicados, la ropa que nunca usaste o las cosas rotas y dañadas que guardas.

Dejar ir objetos implica dejar ir ataduras mentales. El peso de esas cosas no es sólo físico, también es un enorme lastre mental y emocional, porque nuestros espacios reflejan nuestras mentes. Todo lo que tienes a tu alrededor carga tu vida como carga tu casa.

Aprender a mantener cerca lo que de verdad te aporta algo y dejar ir lo que no lo hace, es un paso grande en el autoconocimiento y la mejora personal. Así que prueba el minimalismo, es divertido, es liberador y es gratis (¿qué más se puede pedir?).

 

Si te interesa aprender más sobre el minimalismo, déjame compartir contigo mi viaje. Suscríbete al blog, es completamente gratis y vas a recibir información y actualizaciones en tu correo. También puedes dejar un comentario en esta publicación (al final de la página), para que conversemos y aprendamos unas de otras.

Además, si quieres empezar tu viaje en el minimalismo, podrían interesarte estas publicaciones.

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

20 cosas que deseché gracias al minimalismo

Reto minimalista: Declutter de 70 cosas en 7 días.

2 reflexiones sobre “Doce señales de que tienes demasiadas cosas”

  1. Hola Nela! Aquí Jaír, de EfectiVida. Muy bueno, la verdad. Y no se si era mi humor, pero le vi ciertos tintes cómicos. Me recordó a una frase que suelo usar cuando veo algún espacio muy desordenado: “Aquí se podrían encontrar hasta dinosaurios”, jejeje. Muy buenos tips de “desorganización”. Al mismo tiempo, creo que pueden ser buenos indicadores, por su ausencia, de que estamos progresando en orden.
    Saludos!

    1. ¡Hola, Jaír!
      Como dices, esta publicación buscaba hacer reflexionar y a la vez sonreír un poco.
      Y definitivamente cuando uno logra salir de su casa sin tener que buscar las llaves más de tres segundos, hay avance.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *