¿Cómo lograr tus metas financieras?

Cómo lograr tus metas financieras

Si tan sólo gastara menos dinero, entonces podrías ahorrar, pagar deudas, ir de vacaciones… ¿te suena esta frase? Posiblemente sí, es algo que todas hemos pensado alguna vez. El problema, claro está, es que gastar menos es complicado y por eso lograr nuestras metas financieras también se complica.

Nunca he contado esto, pero en determinado momento tuve que asumir gastos inesperados producto de una situación familiar también inesperada. Y eso pasó justo en el momento en el que había tomado la decisión de cambiar a un empleo peor pagado. La necesidad es la madre de la creatividad, así que logré adaptarme a mis nuevas circunstancias, pero para esto tuve que definir muy bien mis metas financieras y el camino para alcanzarlas.

De eso han pasado ya varios años y ¿adivina qué? No he muerto de hambre, no he dejado de pagar mis facturas y hasta compré un apartamento. Así que sí se puede gastar menos para hacer todas las cosas que quieres o tienes que hacer y voy a contarte como.

La meta

¿Por qué quieres gastar menos dinero? ¿A dónde quieres poner el dinero ahorrado? Responder esas preguntas casi siempre es sencillo. Todas podemos pensar en docenas de cosas que haríamos si nos quedara un dinero extra. Elije una meta bien clara, si puedes ponla por escrito para no olvidarla (porque habrá cientos de distractores en el camino).

Cuando hayas elegido tu meta pon recordatorios en tu teléfono al respecto. No tienen que ser en una fecha específica, simplemente déjate mensajes por unos tres o cuatro meses, que te recuerden que tienes esa meta. Así, cuando menos lo esperes te llegará un recordatorio que te ayudará a mantenerte al recordar hacia dónde vas.

La urgencia

Si tienes una meta en mente, sea la que sea, debes imprimirle urgencia. Eso que quieres o tienes que hacer debe tener la prioridad más alta en tu lista. No importa si se trata de unas vacaciones el pago de una deuda o crear un fondo para emergencias, piensa que eso que quieres hacer es urgente.

¿Cómo puedes darle esa sensación de urgencia a las metas financieras? Como dije antes, poner recordatorios en tu teléfono o calendario es una excelente forma de hacerlo. Si constantemente estás pensando en esa meta, es más probable que le imprimas urgencia.

Otra forma de darle sensación de urgencia es hablar al respecto con personas que te mantendrán en tu camino. Ser responsable por algo es complicado, pero casi todas nos volvemos exponencialmente más responsables cuando tenemos que rendir cuentas al respecto. Así que habla de tu meta con gente que pueda pedirte cuentas de vez en cuando, esto genera sensación de urgencia.



El plan

No vas a alcanzar tu meta si esperas que las cosas simplemente sucedan. Las cosas no suceden por su cuenta, hay que hacerlas suceder. Por eso necesitas un plan y debe ser uno bueno y detallado. Un plan es una ruta de viaje, no siempre se cumple al 100%, se ajusta en el camino, pero empezar sin un plan es una pésima idea… o una excelente idea si lo que quieres es fracasar.

Hacer un buen plan para lograr tus metas financieras implica tener presente esas metas. No estás tratando de gastar menos sólo porque sí. Quieres gastar menos porque estás buscando tener independencia económica o porque quieres hacer un viaje o pagar una deuda… Así que tu plan empieza con tu meta.

Lo que sigue es determinar cuánto dinero necesitas para lograr esa meta. Así que debes investigar y calcular el monto necesario. Buscar en línea información sobre tu meta o pregunta a otras personas que hayan logrado metas similares. Necesitas un número bien específico.

Cuando tengas el número, define en cuánto tiempo esperas tener ese monto de dinero. ¿Un año? ¿Dos años? ¿Seis meses? Divide el monto entre el total de meses que esperas tardar en lograrlo. Por ejemplo, si quieres haber ahorrado $2000 en un año dividirías 2000/12, porque un año tiene doce meses. El resultado es el monto mensual que debes ahorrar. En mi ejemplo 2000/12 = 167. Esto significa que debería ahorrar $167 al mes para cerrar el año con $2000.

El plan ajustado

Muchas veces, cuando divido el monto de mi meta entre el periodo en el que espero obtenerlo, el resultado es un número demasiado grande. Simplemente no hay forma de que logre ahorrar tanto dinero en un mes.

Por eso hay que ajustar el plan. Pregúntate, si no puedes lograrlo en 12 meses, ¿podrías lograrlo en 15 meses? ¿Hay forma de conseguir el dinero extra en los 12 meses, trabajando horas extra, vendiendo algo que ya tengas o tomando un trabajo adicional los fines de semana?

Ajusta tu plan hasta que tengas un plan con el que te sientas a gusto y que sea alcanzable. Debe ser retador, porque eso mantiene la sensación de urgencia de tu meta, pero debe ser realizable, de lo contrario sólo te vas a estresar.



La ejecución

El mejor de los planes no te lleva a ningún sitio si se queda sólo en el papel. Necesitas ejecutar tu plan. De nuevo, tus recordatorios en el celular o el correo son una buena idea, esto te ayuda a tener presente los pasos que debes ir dando para lograr tu meta.

Yo también creo en anotar las pequeñas victorias. En una hoja de Excel o a mano, puedes ir anotando el monto que vas ahorrando, verlo crecer es una excelente motivación para continuar el camino. Por supuesto, no te rindas a mitad de camino, haber empezado ya te hace una ganadora, muchas personas no pasan de las buenas intenciones. Así que sigue trabajando por lograr tus metas financieras, sean las que sean.

Las distracciones

En el camino hacia tus metas financieras vas a encontrar distracciones por montón. Por eso tu meta debe ser muy buena y muy urgente. No puedes desviarte de tu camino por cualquier cosa. Debes enfocarte.

Yo repito mantras. Un mantra no es más que una frase que te ayuda a concentrarte en algo. De hecho, aquí hay 20 frases inspiradoras sobre finanzas que podrías revisar, tal vez alguna sea un buen mantra para ti. En mi caso, cuando siento que quiero gastar dinero en algo que no está planeado mi mantra es “quien compra lo que no necesita se roba a sí mismo”.

Repetir mentalmente esta frase me ayuda a mantenerme firme en mis decisiones de ahorro y hace que casi cualquier oferta deje de verse llamativa. Al final de cuentas de esto se trata todo, de fuerza de voluntad, porque lo que realmente necesitamos para vivir es poco, lo demás son sólo cosas que queremos.

 

Espero que esta publicación te interesara, si quieres recibir información extra en tu correo, puedes suscribirte a Casa Cambiante completamente gratis. Además, estas otras publicaciones sobre finanzas podrían interesarte:

5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas

El paso más importante para sanar tus finanzas (incluye formato gratuito)

Pequeños pasos para tener mejores finanzas personales

Un comentario acerca de “¿Cómo lograr tus metas financieras?”

  1. Siempre es una alegría leer tus artículos Nela!!!!!!😄 y reflexionar sobre esos temas que determinan nuestra vida sin que nos detengamos a pensar en ellos, arrastrando hábitos de los que no somos conscientes en lugar de trabajar con nosotros mismos para ser los dueños de nuestra vida. Mil gracias y un 😘grande desde el caluroso Mediterráneo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *