Si sólo pudieras eliminar tres cosas…

Minimalismo Si sólo pudieras eliminar tres cosas

¿Te encanta el minimalismo? A mí también, pero a veces eso de ir eliminando cosas es complicado. ¿Qué donar, qué vender, qué botar? Son muchas decisiones y no siempre son fáciles de tomar. Hay un montón de objetos sentimentales que cuesta mucho dejar ir. A veces tenemos cosas que nunca usamos pero que fueron costosas y nos duele “desperdiciarlas”. Los objetos son complicados y no hay duda de que nuestras posesiones y el uso que hacemos de ellas es un reflejo de nuestra mente (nuestra mente es compleja). Pero, ¿qué pasaría si sólo pudieras eliminar tres cosas de tu vida? ¿Cuáles son las que generarían un mayor impacto? Te voy a contar cuáles son las tres cosas que deberías eliminar incluso si no pudieras eliminar nada más.

¿Qué vale la pena eliminar?

Para mí ha sido increíblemente valioso eliminar hábitos de compra incorrectos, regalar libros y joyería que nunca usaba y deshacerme de un montón de pequeñas tonterías que ni siquiera extraño (aquí la lista de las 20 cosas que dejé ir más fácilmente). Sin embargo, aunque limpiar espacios físicos es liberador, no creo que sea lo más importante.

Las cosas que de verdad vale la pena dejar ir no son objetos. Son hábitos y actitudes que nos anclan a un lugar y nos evitan crecer y pensar libremente. Así que hoy no vamos a hablar de cómo ordenar el armario (aunque puedes leer esta publicación y esta otra al respecto, si es que te interesa), hoy vamos a hablar de cosas que nos roban energía a cambio de nada.

Estas son las tres cosas que de verdad deberías eliminar de tu vida, incluso si no logras eliminar nada más. Si eliminas estas tres cosas vas a ser más feliz, te lo aseguro, a mí me ha servido muchísimo.



  1. Chismes

El chisme es sucio, no te ensucies con él. En ningún nivel. Seguir el divorcio de la actriz de moda es tan sucio como seguir el divorcio de la vecina. Recuerda que son personas, independientemente de cómo las traten los tabloides (también hay pequeños tabloides en los barrios y caseríos).

El chisme hiere en dos direcciones. La persona de la que se dicen chismes sufre porque nadie quiere que otros discutan su vida privada como entretenimiento. Pero el chisme también hiere a la persona que dice los chismes. ¿Cómo? Al decir chismes esa persona se marca a sí misma como la chismosa de la oficina, del barrio, de la clase… y esa marca que pone sobre sí misma no se borra fácilmente.

Haz este ejercicio conmigo por un instante. Imagina que estás en una oficina. Piensa en las personas que conviven ahí. Imagina que en un extremo de esa oficina está la puerta. Ahora, por esa puerta va a entrar la chismosa. ¿Cómo te la imaginas? Posiblemente le pusiste algunas actitudes nada halagadoras.

No necesitas que te lo diga… hay un estereotipo claro de cómo actúa la chismosa y hay un rechazo innato hacia ella. A través del lente de ese estereotipo vemos a las personas que dicen chismes. No dejes que otros se pongan ese lente para verte a ti. No digas chismes y no los oigas, es fácil, cambia la conversación o simplemente discúlpate y vete. Poco a poco notarás que los chismosos se alejan de ti y eso es ganancia.

  1. Pasiones por terceros que no conoces

¿Cuántas personas te conocen de verdad? ¿Cuántos te han visto en las buenas y en las malas, saben exactamente cómo eres de dulce o de molesta y pueden completar tus frases? Posiblemente un puñado de personas y nada más.

Conocer a alguien toma tiempo. Definitivamente las personas que nos conocen son aquellas con las que pasamos más tiempo y con las que hablamos en detalle de nuestras alegrías y miedos. Cuando alguien nos conoce puede defendernos o regañarnos y sabemos que lo hacen sin sesgos, porque somos para él/ella un libro abierto. Conocer a alguien es una cosa compleja e, incluso cuando creemos que conocemos a alguien, esa persona todavía puede sorprendernos con facetas que no sabíamos que estaban ahí, para bien o para mal.

Ahora que estamos claras con que conocer a alguien no es lo mismo que verlo en una fotografía, escucharlo en una entrevista o leer su biografía, podemos estar de acuerdo en que es tonto defender o atacar a alguien que no conocemos. ¿Cierto?

¿Por qué te invertirías emocionalmente defendiendo o atacando a un político, deportista, actor, youtuber o cualquier otra persona que no conozcas? La energía que gastas en eso, amiga… podrías aprender a cocinar, leer un libro, ir a una clase de yoga, ver un documental o simplemente pasar un rato ameno con las personas que sí conoces.

Si eliminas de tu vida las discusiones sobre terceros (que posiblemente no saben que existes), te aseguro que vas a vivir mejor. Hay cierta cantidad de tiempo y energía que puedes gastar un viernes por la noche, si la gastas escribiendo largos argumentos en Facebook (que sólo los que quieren pelear van a leer completos), pues ahí se fue tu noche de viernes y no va a volver para que la revivas de una mejor manera.



  1. El sedentarismo

Pasando a un plano más terrenal, elimina el sedentarismo de tu vida. Es complicado (que me lo digan a mí que trabajo en una oficina hasta 11 horas al día), pero es excelente para tu salud y para tu vida emocional.

De hecho, el NHS (el sistema nacional de salud de Inglaterra) ha empezado a prescribir “terapia de ejercicio” para la depresión leve a moderada. Así de bueno es hacer ejercicio para el cuerpo y la mente. No estoy diciendo que la depresión se cura haciendo ejercicio, pero el ejercicio ayuda a mantener nuestro humor regulado, lo cual nos hace bien a nosotras y todavía les hace mejor a quienes nos rodean.

Hacer ejercicio no es difícil si se disfruta. Busca una actividad que te guste. Yo, por ejemplo, odio correr y nadar, así que esas actividades no me sirven a mí, pero amo trabajar con pesas, así que tengo membresía en un gimnasio y voy varias veces a la semana. Con el tiempo es un hábito. Cada mañana, antes de salir de mi casa, pienso por un instante si ese día saldré suficientemente temprano del trabajo como para ir al gimnasio. Si la respuesta es , entonces llevo conmigo mi ropa del gimnasio y listo, es una cita.

Por supuesto hay días que no siento ganas de ejercitarme, pero también hay días que no siento ganas de trabajar y aun así trabajo. Si puedo comprometerme con una empresa que podría despedirme el día que lo desee, ¿cómo no voy a comprometerme con mi cuerpo? Al menos eso es lo que trato de pensar los días que ando las pilas (baterías) bajas y casi siempre funciona.

Hazme caso, busca un video de ejercicios en Youtube y haz unos cuantos. Te vas a sentir bien al terminar.

Un bono

Si sólo puedes eliminar tres cosas de tu vida, el chisme, las pasiones mal enfocadas y el sedentarismo, son las tres cosas que te recomiendo dejar ir ya. Dejar ir estas tres cosas te ponen de buenas, te ayudan a crecer como persona y depuran tus círculos sociales.

Si además de las tres cosas anteriores tienes tiempo para una más, podrías probar con eliminar las quejas. Yo sé que todas tenemos mil cosas por las que podríamos quejarnos: el tráfico, el clima, las personas que nos molestan, las solicitudes de último minuto, el gobierno, las desigualdades… Hay mucho sobre lo que nos podríamos quejar, pero quejarnos no resuelve problemas. Además es molesto para nuestro subconsciente (que se convence de que todo es negativo) tanto como para las personas que nos rodean (que se convencen de que somos negativas).

Quejarse nos baja la energía, nos pones de malas y agranda problemas que tal vez tienen una solución sencilla. Intenta no quejarte por las cosas que no tienen solución, como el clima. Y cada vez que tengas una queja deseando salir, intenta convertirla en una sugerencia de mejora. Igual vas a gastar energía, así que es mejor enfocarla en algo útil.

¿Es difícil?

Sí y no. Depende de cada personalidad y de cada código de valores. Para mí es sencillo hacer ejercicio, pero sé que para otras personas no lo es. No todas somos iguales.

Dejar de escuchar chismes ha sido sencillo en mi caso. Para empezar, no veo televisión y uso mis redes sociales sólo para compartir información de Casa Cambiante, así que cualquier famoso puede estar tranquilo conmigo. Pero también está el hecho de que siempre me ha incomodado escuchar hablar de alguien que no está presente, porque me la da sensación de que otros están tratando de decirme qué pensar sobre este o aquel… como si yo no pudiera formar mis propias opiniones.

En el otro extremo, en época de elecciones políticas me cuesta no señalar lo que veo bueno o malo que veo en un candidato. Definitivamente nunca diría que uno de ellos es “el bueno”, porque tengo claro que meses después de cualquier campaña salen a la luz trapos sucios de todos. Pero, incluso sabiendo esto, de vez en cuando he discutido con alguien sobre cuál político me parece mejor… y me avergüenzo un poco de esto porque, en el fondo ¿no demuestra que creemos que tenemos más habilidad mental que otros para distinguir lo bueno o lo malo? Es un poco presuntuoso.

Así que a veces es fácil y a veces es difícil, pero vale la pena siempre. Intentar cambiar para mejorar, para tener más paz mental, para usar nuestra energía en cosas positivas y para no dañar a terceros siempre es un buen plan.

Abajo, en la sección de comentarios, puedes contarme qué otras cosas se podrían eliminar de nuestras vidas para lograr verdaderas mejoras. Además, puedes suscribirte al blog si quieres recibir información extra. Y creo que podría interesarte estas publicaciones:

10 formas de reducir la negatividad

Minimalismo y relaciones personales

20 cosas que deseché, gracias al minimalismo

4 reflexiones sobre “Si sólo pudieras eliminar tres cosas…”

  1. Yo dejé un grupo de wasap de gente chismosa y ya no salgo con en ellas a desayunar, me siento liberada y al dejar ir a esas personas como por arte de magia han llegado otras bellísimas personas a mi vida 😍

  2. Muchas gracias!! Es enriquecedor tomar concenciencia de cada accion que nos libera de cargas emocionales inecesarias. Una accion que nos puede ayudar es antes de salir a realizar pagos y compras debemos hacer una lista marcando las diligencias en el orden de importancia y de acuerdo a la ubicacion. En la ciudad. Se ahorra tiempo

    1. Hola Nohora, gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.
      Estoy segura de que a muchas personas les será de utilidad.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *