Límites de espacio para evitar el desorden

Límites de espacio para evitar el desorden

Hace unos días leí un consejo increíble para dejar de acumular cosas. Sirve para ropa, zapatos, juguetes… Es simplemente excelente. Así que hoy vengo a contarte de qué se trata. Me parece la solución ideal para muchos problemas de acumulación. Estoy hablando de los límites de espacio.

Hace unos días estuve leyendo por aquí y allá, consejos para hacer del minimalismo y el orden en general una tarea sencilla. Así fue como me encontré con esta publicación excelente de Christine, en su blog The (mostly) Simple Life.

La idea es muy sencilla y creo que por eso funciona. Yo misma la venía poniendo en práctica sin darme cuenta de ello. Se trata de poner límites de espacio para ciertas cosas.

Los límites de espacio

Los límites de espacio son límites que pones tú misma para tener la cantidad correcta de algunas cosas, sin tener de más. Le asignas a estas cosas un espacio, y en el momento en que ese espacio se vuelve insuficiente, significa que tienes que sacar algo viejo si planeas meter algo nuevo.

Yo lo he venido usando en mi armario. Decidí que solo iba a tener los zapatos que caben en cierto espacio. Y cuando digo “zapatos que caben” me refiero a que caben uno al lado de otro, en orden. No tengo unos sobre otros, ni los amontono para que entren más pares de zapatos en el mismo lugar. En mi espacio designado para zapatos caben ordenadamente ocho pares de zapatos, así que no tengo más de esos.

Los límites de espacio son excelentes para las personas a las que les cuesta eso de “uno entre, uno sale”. Además, al ser algo muy visual, es imposible no notar cuando es tiempo de hacer una bolsa para donar.



Ideas de límites de espacio

Aquí te dejo una lista de ideas de cómo usar los límites de espacio para mantener a raya los objetos que tratar de entrar en tu casa.

  1. Armario

Ya hablamos de los zapatos. Puedes asignarles como espacio una zapatera, un armario, un área particular de tu cuarto. Pero también puedes hacer esto con tu ropa. Puedes definir que sólo vas a tener las prendas que puedas colgar en cierta cantidad de ganchitos de ropa. Si decides tener 30 ganchitos de ropa, eso significa que vas a tener 30 prendas colgadas en tu armario. Si en un momento ya no puedes colgar algo, eso implica que es hora de analizar lo que hay en tu armario y dejar ir algunas cosas.

En las gavetas, yo he decidido que no pongo ropa una sobre otra, sino que la doblo al estilo KonMari (si no sabes cómo es, aquí hay un video de Youtube donde se ve perfecto) para acomodar las prendas unas al lado de otras. Doblar la ropa así es excelente, porque en el momento en que no cabe más ropa en mi gaveta, no pongo unas cosas sobre otras, sino que analizo si algo debe irse.

  1. Libros

Para mí, los libros son un tema complicado. Amo leer y odio regalar libros (los quiero todos para mi). Aun así, designé dos repisas para mis libros y deben entrar ahí ordenadamente. Cuando hice esa asignación, doné y regalé muchos libros que sabía que no iba a leer de nuevo. Quedaron suficientes libros para llenar una repisa y media. Es decir que me queda media repisa todavía. Por supuesto, los libros caben en esas repisas ordenados uno al lado de otro y no amontonados  unos sobre otros.

  1. Ropa “especial”

La ropa de playa la confiné a un cajón pequeño. Si voy a la playa simplemente saco lo que está ahí y lo meto en mi maleta (mochila en otras latitudes). No voy a comprar más vestidos de baño o vestiditos mientras tenga los que ya tengo, porque no cabrían en mi cajón… y siendo honesta no voy a la playa tan seguido como quisiera.

Puedes hacer algo similar con tu ropa de esquiar, bucear, nadar o cualquier otra que uses pocas veces al año.



  1. Suplementos de oficina.

Tengo una cartuchera (básicamente es una cajita de plástico) en la que tengo mis lapiceros, lápices, borrador, tijeras y esas cosas. Para empezar, esto me evita tener todo regado por todas partes. Además, siempre sé dónde hay un lapicero cuando lo necesito. Y por supuesto, tengo un límite de espacio para estas cosas, así que no compro nuevas porque mi cartuchera ya está llena.

  1. Alacena

Esta es una situación que en mi casa es complicada. Como mi apartamento todavía está en remodelación, vivo con mi mamá y mi hermana. Y las tres tendemos a comprar mucha comida. Así que hay comida en la alacena… pero también en otros lugares.

Si eres la única persona que compra comida en tu casa, puedes designar un espacio para almacenarla y así siempre saber qué tienes y evitar comprar cuando no vas a tener dónde almacenar esa comida.

  1. Juguetes

Si tienes niños, tal vez te interesa saber que hay estudios que prueban que pocos juguetes son mejores para el desarrollo de los niños que muchos. Pocos juguetes les ayudan a desarrollar su imaginación. De hecho, hay estudios que prueban que entre menos juguetes tenga a su disposición un niño, más aprovecha los que sí tiene, más tiempo se concentra en jugar con ellos y más creativos se vuelven sus juegos. Aquí puedes leer al respecto (artículo en inglés).

Así que asignar un límite de espacio para los juguetes es una buena idea. Puede ser un baúl, un cajón o una repisa. En ese espacio se colocan los juguetes de forma ordenada y cuando no caben más juguetes en el espacio asignado, se le puede pedir al niño o niña que defina cuáles le gustaría regalar a otros niños que los necesitan más. Así se van creando buenos hábitos.



  1. Objetos sentimentales

Una caja de zapatos podría ser suficiente para unas personas. Otras tal vez requieran un poco más de espacio. Pero lo que es cierto es que los objetos sentimentales pueden volverse demasiados si no se controlan. Definir el espacio en que se van tener ayuda a mantenerlos ordenados y a ir desechando los que son menos importantes si se quiere añadir nuevos.

 

Creo que con esta lista tienes una buena idea de cómo colocar límites en tus espacios. Es una forma sencilla de mantener el orden y de evitar acumular cosas. Si tienes o planeas tener límites de espacio, abajo puedes contarme cómo te va. Deja tu comentario, me encantaría leerte.

Por supuesto, es importante que recuerdes que la disciplina es no negociar contigo misma. Una vez que defines un espacio trata de mantenerlo a menos que hayan razones realmente importantes para ampliar esos espacios. Por ejemplo, si te cambias de casa o si agregas un nuevo miembro a tu familia, podrías necesitas ajustar tus límites de espacio. Pero no hagas trampa. No se vale aumentar tu espacio para almacenar zapatos sólo porque compraste un par nuevo antes de sacar uno viejo.

Si esta publicación te interesó, podrías suscribirte al blog para recibir información gratuita en tu correo y estar al tanto de las nuevas publicaciones (todas son geniales).

También podrías encontrar algo interesante aquí:

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

20 cosas que deseché gracias al minimalismo

Compilación de retos minimalistas

3 reflexiones sobre “Límites de espacio para evitar el desorden”

  1. Muchas gracias !
    Me encanta leerte porque siempre me dejas una reflexión!
    Estoy en el proceso de ordenar mis espacios u por consiguiente mi vida …todavía falta mucho por recorrer y más en mi estudio…que está lleno de materiales para crear !! Pero hoy he aprendido un limite !! Mientras el lugar asignado para cada cosa esté lleno nada de compras !!…por ahí empiezo!!
    Muchas gracias !!
    Saludos desde México!

  2. Me ha encantado. Gracias por tus consejos. Desde el año pasado que leí a Marie Lindo, me he vuelto una obsesionada del orden, pero he logrado tener cajones, baldas y armarios vacíos en mi casa, y el trastero está similar. Tengo cajas vacías apiladas unas dentro de otras porque hice limpieza el año pasado, y la verdad es que no acumulo más, solo ordeno un poco pues vivo con mi marido y él no se preocupa de eso. He regalado libros y ropa que creía imprescindibles, y no me acuerdo de ellos. Pero lo mejor no es el orden de mis armarios, sino el saber dar a las cosas su valor justo. Apreciar lo que se tiene y disfrutar los momentos.

    1. Gracias por compartir tu experiencia, Sonia.
      Eres prueba viviente de que se puede dejar ir un montón de cosas y, no sólo no se extrañan, sino que ni siquiera las recordamos.
      Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *