La forma más simple de no gastar dinero en tonterías

La forma simple de no gastar dinero en tonterías

¿Te pasa que gastas dinero y cuando te das cuenta no sabes en qué se fue? Posiblemente lo gastaste en alguna tontería que luego no recuerdas haber comprado. O tal vez, gastaste en algo que no estaba planeado y que, de haberlo planeado, habría salido mejor. En ese caso, tienes un problema que yo he vivido también. En esta publicación vamos a hablar de un método sencillo para no gastar dinero en tonterías.

Empecemos por el inicio. El dinero es importante porque te permite hacer muchas cosas. Desde adquirir lo más básico hasta darte algunos lujos, el dinero está presente en casi todo. Por esta razón debes administrarlo correctamente. Y una administración correcta, implica que no puedes gastarlo sin notarlo. Yo sé que a todas nos ha pasado alguna vez, tenemos unas moneditas en la cartera y, de pronto, ya no las tenemos. ¿A dónde se fueron? Posiblemente las gastamos en tonterías. Estos pequeños gastos, a los que algunos llaman gastos hormiga, pueden arruinarnos el presupuesto del mes, a menos que hagas como hice yo, y encuentres una forma sencilla de evitarlos.

La forma simple de no gastar en tonterías

Para mí, la forma más simple de evitar gastos sin sentido es no llevar en la billetera efectivo que no tenga una razón para estar ahí. Hoy en día, es posible comprar prácticamente de todo con plástico y yo trato de aprovecharme de esto al máximo.

Cuando llevamos efectivo en el bolsillo y ese dinero no tienen un propósito, es fácil gastarlo en tonterías. Una galletita aquí o una empanada allá. El efectivo nos quema los bolsillos y lo gastamos con más facilidad de la que deberíamos. Y entre más pequeña sea la denominación del billete o moneda que tengamos en la bolsa, más fácil es gastarlo.

Por esta razón te recomiendo que lleves en el bolsillo sólo el efectivo justo para hacer algo que esté planeado. Si el efectivo que llevas tiene un propósito particular, es menos probable que se desaparezca sin dejar rastro. En cambio, si llevas efectivo “por si acaso” te aseguro que será gastado rápidamente.



No abuses de la tarjeta

Si bien, las tarjetas son ideales para tener dinero en cualquier momento, no debes abusar de ellas. La idea de no llevar efectivo en la bolsa, es que evites gastos. No se trata de pagar todo lo que se antoje con la tarjeta. Por el contrario, la tarjeta debería servir como una puerta que sea difícil de cruzar.
Por esta razón te recomiendo tarjetas de débito, nunca de crédito. La tarjeta de débito no te va a dejar endeudarte más allá de tus medios disponibles. Además, la tarjeta de débito no crea la sensación de que puedes comprar algo hoy y pagarlo en el futuro. Con una tarjeta de débito, lo que compres hoy se rebaja de tu cuenta hoy.

Para mí, las tarjetas de débito sirven para eliminar tentaciones. Puedo sacar de mi billetera la tarjeta de débito que asocio a mi cuenta de ahorros y así mis ahorros están a salvo. Incluso si salgo con mis amigos, voy al centro comercial, viajo o paso frente a una tienda en la que todo está “rebajado”, mis ahorros siguen intactos al final del día.

Las tarjetas se pueden administrar de forma correcta y hacer que sea difícil acceder a nuestros ahorros cuando sabemos que no queremos gastarlos. ¿Para qué poner a prueba nuestra fuerza de voluntad a diario? Deja de llevar efectivo en el bolsillo y saca de tu billetera la tarjeta que se asocia a tus ahorros. Así crearás el hábito de ignorar las tonterías que te ofrecen a diario.



Aplica el minimalismo a tu cartera

Si todavía no te he convencido de que deberías dejar de llevar efectivo en el bolso, piénsalo así: minimizar la cantidad de cosas que cargas a todas partes debería tener una razón de ser. Si sacas de tu bolso un lápiz de labios sólo para llevar una cosa menos, pero sin ninguna otra razón, pues eso no tiene sentido (no tiene sentido minimalista, ni de ningún tipo).

En cambio, si sacas de tu bolso una tarjeta de débito (o dejas de llevar efectivo) para mantener a salvo tus ahorros, entonces esos ahorros crecerán, ganarán intereses y te servirán para comprar algo que planees. Con el tiempo lograrías una compra con sentido y bien planeada. Y todo puede empezar con el simple hecho de minimizar lo que llevas en tu bolso. Eso sí, habrías minimizado con sentido.

Minimizar sólo por minimizar no tiene razón de ser y no trae beneficios reales o sostenibles. Si vas a minimizar debes hacerlo de forma consciente, pensando a dónde van a llevarte los pasos que estás dando.

Recuerda que el minimalismo no se trata de tener pocas cosas con el fin de tener pocas cosas. El minimalismo se trata de tener lo justo y de aprovecharlo para crear la vida que de verdad quieres. Si te acuerdas de que la vida que quieres no es la vida que te tratan de vender, dejar de llevar efectivo en el bolso será muy sencillo. Después de todo, no vas a comprar lo que te ofrecen, porque posiblemente no es lo que quieres.

Da pasos hacia unas finanzas sanas. No tienes que hacer algo grandioso en un día, la vida no funciona así. Para la mayoría de los mortales, las cosas grandiosas llegan despacito, después de que hemos dado muchos pasitos cortos en la dirección correcta.

Si quieres más información sobre minimalismo y finanzas personas suscríbete al blog. Es gratuito y obtendrás información extra. Además, podrían interesarte estas publicaciones sobre finanzas:

Pequeños pasos para tener mejores finanzas

5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas

El minimalimos vs las necesidades creadas por la publicidad

4 reflexiones sobre “La forma más simple de no gastar dinero en tonterías”

  1. Hola Nela,
    Soy Mamen desde España y acabo de conocer tu blog y ¡me encanta! Estoy leyendo todos los post atrasados porque me parecen muy interesantes. Me estoy iniciando en el minimalismo poco a poco porque creo que me va a venir muy bien y me das muy buenas ideas de como afrontarlo.
    En este post me sentí muy identificada, yo intento pagar con tarjeta todo lo que puedo, porque queda registrado en qué gasté cada vez, y sé donde debo recortar o el presupuesto que debo guardar para gasolina, o comida en función de mis gastos anteriores. Tengo muy mala memoria y cuando salgo con efectivo, luego me ves con cara de conejillo deslumbrado intentando recordar dónde se fue, jeje.
    Muchas gracias por el blog. Saludos.

    1. ¡Hola, Mamen!
      Me alegra que te sirviera la publicación y que te guste el blog.
      Yo también tengo pésima memoria, si no anoto todo o imprimo mi histórico de transacciones, no sé qué pasó.
      Un abrazo hasta España.

  2. Hola Nela, muy interesante el articulo y las ideas que propones… aunque tengo que decir que conmigo funciona 100% al reves!
    Por supuesto tengo muchos aspectos que mejorar en mi vida, y el camino hacia una vida minimalista es algo dinamico y constante, pero las finanzas si que las manejo muy bien. Hago justo al contrario de lo que has propuesto (y a mi me funciona muy bien): intento pagar lo minimo de cosas posibles con la tarjeta de debito, porque con la tarjeta “me duele menos y no siento que se me va el dinero”.
    Al pagar con efectivo, al manipular los billetes en mis manos, se me hace mas real y mas concreto el valor del dinero, y me lo piento muchas veces mas antes de gastarlo. La tarjeta “no es dinero, es plastico”, y por eso no me “duele” cuando la uso .
    La tarjeta de credito solo la uso si no hay otra opcion, y me la dejo siempre en casa, solo para comprar vuelos o reserva de hoteles que exigen que se pague con tarjeta de credito.
    Desde hace unos 14 anos o asi apunto todos los gastos que tengo cada dia. T-O-D-O-S. Todos de verdad, incluso si me compro unos caramelos que me han costado 0,90 euros. Es un habito ya, me guardo los tickets de papel, apunto en otros tickets que lleve en el monedero el tipo de gasto y el importe para los casos en que no me dan el tickets, y al llegar a casa apuntos todos los gastos en un excel (muy sencillito, pero que a mi me vale, no me da pereza ponerme con ellos y asi se exactamente donde he gastado mi dinero).
    Creo que cada uno puede elegir el sistema que le funcione mejor… siempre que el resultado sea tener una relacion mas sana con el dinero y conseguir ahorar.
    Un abrazo desde Barcelona – Espana!

    1. Hola Juliana, gracias por compartir tu historia.
      Seguro a alguna otra persona le puede pasar igual que ti. Y como dices, cada quien debe buscar el sistema que le funcione mejor.
      Me encanta ver que tienes el control de anotar todo lo que gastas, es un truco excelente para tener un buen manejo de las finanzas. Desde que yo lo empecé a hacer he aprendido mucho sobre lo que gasto y cuándo lo hago.
      ¡Un saludo hasta España!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *