Las creencias minimalistas

En qué debes creer para ser minimalista

Todas tenemos creencias diferentes. Nuestras creencias son esos pensamientos que son más que pensamientos. Son cosas en las que arraigamos nuestros actos y por las que regimos nuestras vidas. Leyendo aquí y allá, he llegado a la conclusión de que hay una serie de creencias que los minimalistas compartimos. Si quieres saber cuáles son, en esta publicación está la lista.

Creer en algo es muy diferente a saber algo. También es diferente a memorizar algo. Y por supuesto, creer es diferente a decir algo (no importa cuántas veces lo repitas). Cuando crees en algo, no necesitas explicaciones externas o internas al respecto. Una creencia se amarra a tu código genético y está presente en cada célula de tu cuerpo. Por eso las religiones se asocian a la palabra “creer”. Creer es poderoso. Un creyente (crea en lo que crea) tiene una forma de actuar que lo diferencia de otros que no comparten sus creencias.

Los minimalistas creemos en ciertas cosas también. Estas creencias son las que corren por las venas de cualquier minimalista ya sea que hablemos del mochilero que recorre el mundo con 100 cosas o menos, o que nos refiramos al ama de casa que decidió minimizar para pasar más tiempo con sus hijos.

La lista es corta. Tiene sentido que lo sea, es una lista minimalista. Eso significa que es corta porque son pocas las cosas realmente importantes.

Creencias del minimalista

  1. Experiencias sobre objetos

Esta tiene que ser la creencia más importante de cualquier minimalista. Es la que se repite en páginas web, libros, artículos y entrevistas. El valor de los objetos no puede ser superior al valor de las experiencias.

Los minimalistas buscamos tener colecciones de recuerdos maravillosos y por esa razón evitamos tener colecciones de cosas. Las cosas quitan tiempo y energía. Hay que limpiarlas, ordenarlas y reemplazarlas cuando se dañan. Las cosas son la razón por la que algunas personas dejar de vivir experiencias. ¿Conoces a alguien que rechace un paseo familiar porque debe lavar, limpiar, sacudir, ordenar, planchar, etc.?

Menos cosas implica menos tiempo dedicado a esas cosas y, por lo tanto, más tiempo dedicado a personas que se quieren, a lugares hermosos y a experiencias nuevas. El fin de minimizar posesiones materiales no es sentarse en solitario en medio de un cuarto semivacío. El fin de minimizar objetos, es cuidar de ellos en poco tiempo y así tener mucho tiempo para…vivir.



  1. La felicidad no está en las cosas

Esto parece obvio y te aseguro que vas a escucharlo docenas de veces a lo largo de tu vida. Lo oirás de amigos, compañeros de trabajo, familiares, personajes de televisión… Todo el mundo lo sabe. Sin embargo, pocos lo creen.

Creer algo implica actuar al respecto. Los minimalistas creemos en esto y por eso no buscamos comprar más para sentirnos mejor. El consumismo, que trata de vendernos de todo, es algo en lo que no creemos. No creemos en tener más zapatos, más electrodomésticos y más figurillas de cerámica para ser más felices. No llenamos vacíos emocionales con objetos físicos, porque no tiene sentido hacerlo.

Los zapatos extra, el horno nuevo y el adorno traído desde lejos no nos va a hacer más felices o valiosos. Los objetos materiales son incapaces de mejorar nuestras emociones.

Sabemos que la felicidad no viene con las etiquetas nuevas. La felicidad nace en otro sitio, en un lugar de simpleza y buenas compañías que nada tiene que ver con el dinero gastado en tonterías. Las cosas de más, no cultivan la felicidad. Las cosas de más sofocan a la felicidad, con deudas y cuentas por pagar y tiempo que se gasta cuidando objetos que no se aman.

Creemos en que nunca nadie ha comprado la felicidad.

  1. Calidad sobre cantidad

Esta es otra creencia importante que la mayoría de los minimalistas comparten. Hay objetos que necesitamos inevitablemente. El minimalista adquiere el objeto de calidad que va a durar por años. ¿Por qué? Pues porque esto le evita estarlo reparando o reemplazando. Eso implica menos tiempo dedicado a ese objeto.

Todo objeto tiene un fin, si lo cumple constantemente (como lo haría un objeto de calidad) le libera a su dueño energía y tiempo. Además, por supuesto, se generan menos desechos cuando se tiene algo por años. Estar reemplazado un objeto cada poco tiempo no sólo nos obliga a invertir tiempo y energía en ese objeto, también nos impide invertir ese tiempo y esa energía en otras actividades.

Por supuesto, esto implica mayores inversiones iniciales. Así que, para obtener calidad sobre cantidad, es necesario planear bien el uso que se hace del dinero. A menos que seas multimillonaria, dudo mucho que puedas tirar todos tus electrodomésticos y comprar las nuevas versiones de la más alta calidad del mercado. Pero con el ingreso que tengas, seguro puedes ordenar tus finanzas para ir haciendo las inversiones más urgentes sin sacrificar calidad.



  1. Ser antes que tener

Finalmente, el minimalismo se trata de ser la persona que queremos ser. Para esto, hay que tener claro que lo que tenemos no nos hace lo que somos.

Te doy un ejemplo, por muchos meses (hace mucho tiempo) tuve vestido de baño entero, anteojos para piscina anti-filtraciones y gorras de natación, pero nunca fui una persona que hacía ejercicio. Tener y ser son cosas diferentes.

Ahora que voy al gimnasio seguido no tengo absolutamente ningún equipo especial. Tengo unas licras y algunas blusas sin mangas. Pero ahora sí soy una persona en forma que hace ejercicio tres o cuatro veces a la semana. Básicamente, el palacio no es lo que hace a la reina.

Los minimalistas sabemos que lo que tenemos no dicen nada de lo que llevamos por dentro.

¿Qué sigue?

Si crees de verdad todo lo que está en esta lista, vas a actuar al respecto. Entonces serás minimalista. No importa si tienes 100 cosas o 500. El minimalismo no se trata de lo que tenemos. Nadie es minimalista porque logró un número mágico. El minimalismo tiene que ver con lo que hacemos a diario, con las decisiones que tomamos y los caminos que seguimos o construimos.

El minimalismo no se alcanza corriendo a tirar todo lo que tenemos (aunque tirar lo que sobra está bien para empezar). Logras ser minimalista manteniendo cierta forma de actuar constantemente.

Si esta publicación te gustó, podrías suscribirte al blog para recibir más información sobre minimalismo y estar al tanto de las novedades de Casa Cambiante. Además, podrías querer leer estas otras publicaciones sobre minimalismo:

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

Bases del minimalismo

3 cosas que debes eliminar de tu vida

11 reflexiones sobre “Las creencias minimalistas”

  1. Que buen articulo Me declaro minimalista por ser. En proceso de ser minimalista en las cosas. Gracias. Gracias. Gracias

  2. Hola Nela!
    Me ha encantado tu publicación! Tienes toda la razón, estoy contigo 100%! Estoy segura de que el día que todosadoptemos estas creencias minimalistas, seremos mejores personas y muy seguramente, viviremos muchísimo mejor. También sería la forma de conservar nuestro bello planeta, no crees?

    Invitaré a amigos a que visiten tu blog, bien vale la pena.

    Un fuerte abrazo

  3. Hola Nela!

    Me ha encantado tu publicación! Tienes mucha razón en lo que escribes, estoy totalmente de acuerdo contigo. Invitaré a amigos y amigas a que te sigan, ya te dije una vez que me encantaba tu blog. Mil abrazos!

  4. Buenas Nela! Aquí Jaír, de EfectiVida. Muy buen artículo! Eso “creo”, jejeje. Me gustó mucho lo de la calidad. Hay que mirar muy bien antes de comprar y primar la calidad. Eso sí, no hay que confundir calidad a marca. A veces, pagamos más la fama de los creadores de un objeto, o del objeto en sí mismo, que la calidad que tiene. Mejor perder un poco de tiempo en informarse bien, antes que en reparar o sustituir más adelante. Así que al final el minimalismo puede ser caro al principio, pero barato a la larga.
    Saludos desde Gran Canaria!

    1. ¡Hola, Jaír!
      Muy sabio lo que dices. La marca no siempre implica calidad.
      Hay que informarse antes de comprar para estar seguros de que estamos invirtiendo y no gastando.
      Gracias por pasar por aquí.
      ¡Saludos!

  5. Creo que desde siempre he tenido algo de minimalismo y lo confundia con obsecion a ver todo en orden y aseo.. Hasta que un día como todos navegando en mi única red social pinterest me salió algo sobre minimalismo y dí con tu Blog. . Que me encanta y espero cada domingo para leer tu nueva entrada.
    Ahora invierto mis 4 horas de viaje al trabajo y a casa a leerte y aprender más sobre ésto..
    Gracias por tu ayuda con lo de mis finanzas.. ahí voy al pasito tuntum.
    Ahora que conozco más sobre ésto me doy cuenta que tenía muchas creencias minimalistas sólo que ahora si las llamo por lo que son! Saludos

    1. ¡Hola, Vero!
      Me alegra que te sirva esta información.
      Y dar pasos pequeños es mucho mejor que no dar ningún paso. Vas bien 🙂

      Saludos

  6. Me encantó! Sobre todo cuando dices que minimalismo no se trata de un número mágico, yo creo que el minimalismo nos hace mas libres sin obligarnos a seguir un número de reglas o como dices tu no se trata de vivir con menos de lo necesario (y eso realmente depende de cada uno de nosotros). Un abrazo! Voy a seguir compartiendo tus publicaciones para que puedan ayudar a otros como me han ayudado a mi!!

    1. Gracias por el comentario, Madeleine.
      Siempre es lindo leerte por aquí. Me gusta que recalcaste que el minimalismo es diferente para cada uno de nosotros, porque depende de cada uno. 🙂
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *