Minimalismo y relaciones personales

Minimalismo y relaciones personales

Las relaciones que tenemos con otras personas son nuestra razón de ser. Somos seres sociales, jugamos un papel dentro de nuestra familia, círculo personal y sociedad. Cuando nuestras relaciones van bien, nos sentimos realizadas, pero cuando van mal las emociones negativas se convierten en un peso enorme que nos hunde. El minimalismo puede ayudarte a mejorar tus relaciones personales. No las mejora por arte de magia, pero si de verdad lo intentas, el resultado será mágico.

Esta publicación se la debo a Isanna, que vía Facebook me sugirió escribir sobre este tema. ¡Gracias Isanna!

Las relaciones personales

No soy experta en relaciones personales. Pero como seres humanos que somos, somos seres sociales en constante relación unos con otros. Así que podría decir que tengo más de 30 años relacionándome con otras personas. Sin embargo, me temo que, en esto de las relaciones personales, los años de experiencia no aseguran buenos resultados.

A mí me ha tomado tiempo aprender lo básico sobre relaciones personales, pero creo que finalmente lo estoy haciendo. Una buena parte, de mi aprendizaje viene de la mano de algunas ideas minimalistas y eso es lo que quiero compartir hoy contigo.

Nada más quiero hacer una aclaración antes de seguir. Es cierto que podemos cortar relaciones negativas que nos hacen daño, pero no es cierto que podemos cortar todas esas relaciones o que valga la pena hacerlo. Por motivos que más adelante se harán obvios, yo mantengo relaciones que no me hacen más feliz, no mejoran mi autoestima y no me ayudan a vivir una vida aburrida (esta es mi meta final en la vida, si no sabes a qué me refiero lee esta publicación). A veces entregamos más de lo que recibimos, pero eso también puede estar bien.

El minimalismo y las relaciones personales

El minimalismo se trata de enfocarnos en las cosas que le añaden valor a nuestra vida. Para lograr ese enfoque, es necesario eliminar lo que no añade valor. Esta es la razón por la que hacemos limpiezas, sacamos objetos sin uso y evitamos comprar cosas que no necesitamos. La idea de fondo no es tener un apartamento vacío. La idea final es tener espacios que, al estar libres de tonterías, nos dejan enfocarnos en las cosas que sí valoramos.

Nuestras relaciones personales son un espacio más de nuestras vidas. No son un espacio físico, pero también en este espacio puede haber relaciones que valoramos, así como relaciones que nos hacen infelices y que solamente añaden ruido a nuestras vidas.

Si aplicamos los principios minimalistas a nuestras relaciones, deberíamos tratar de mantener las que nos llenan de felicidad y eliminar las relaciones negativas o tóxicas. Esto es más sencillo en teoría que en la práctica. Vamos a ir desglosando las ideas importantes.



  1. Detectar relaciones positivas

Lo primero que hay que hacer es detectar las relaciones que definitivamente son positivas. Hay personas a las que amas y que te iluminan el día cuando estás con ellas. Esas son las relaciones positivas, las que definitivamente debes mantener porque le están añadiendo valor a tu vida.

No digo que sean relaciones perfectas, porque al final de cuentas nadie es perfecto, pero son relaciones con más cosas positivas que negativas y estás dispuesta a trabajar en lo negativo para ir mejorando día a día.

Estas son las personas a las que deberías dedicarles tiempo de calidad seguido. Estas personas son importantes para ti, perder tu relación con ellas sería una lástima. Así que invítalas a cenar, mándales mensajitos seguido y asegúrate de pasar tiempo de calidad con ellas.

  1. Detectar relaciones obligatorias

Hay una serie de personas con las que te tienes que relacionar a diario. Estas relaciones las tienes por obligación (compañeros de trabajo, vecinos, clientes, etc.). Tal vez, si eres como yo, no estés interesada en hacer verdaderas amistades con tus compañeros de trabajo, pero eso no implica que no puedas tener una buena relación con ellos durante la jornada laboral, lo mismo pasa con cualquier otra persona que está en tu vida a diario, aunque no sea un familiar o un amigo.

Da los buenos días, haz una broma cuando sea apropiado, trata de ayudar siempre que puedas, incluso si no es tu trabajo hacerlo. Sé confiable, no repitas chismes (y si puedes, no los oigas) y comparte una galletita de vez en cuando. Mantener relaciones cordiales con las personas que ves a diario te hará la vida más fácil. Evitar relaciones personales con tus colegas de trabajo también te hará la vida más fácil (al menos eso creo yo y por eso mantengo mis relaciones laborales… pues laborales).

Por supuesto, de vez en cuando van a aparecer personas con las que mantienes una relación obligatoria que poco a poco se van convirtiendo en amistades reales. Esas cosas pasan y es lindo cuando ocurren. Nada más asegúrate de que ambos entiendan bien cuáles son sus responsabilidades como compañeros de trabajo y cuáles como amigos.



  1. Detectar relaciones tóxicas

Ahora que ya has visto cuántas personas geniales hay en tu vida y además mantienes buenas relaciones con las personas que ves a diario, viene la parte fea.

Hay relaciones en tu vida que posiblemente sean agujeros negros para tu energía. Una relación sana debería ser mayoritariamente sencilla, libre de dramas y dolores de cabeza. Si en tu vida hay relaciones que son complicadas, que están llenas de sospechas, envidias, palabras groseras o malos modos… esas son las que deberías eliminar.

No deberías mantener relaciones con personas que son groseras, que tratan de hacerte menos o que te hacen sentir incómoda por ser quien eres. Empieza a alejarte de esas personas. Si te invitan a salir, por una excusa y no vayas. Si te llaman, no atiendas. Y si te confrontan diles la verdad: que la relación que mantienen tiene más aspectos negativos que positivos y que no quieres invertir tu energía en eso.

  1. Detectar relaciones molestas

Algunas relaciones negativas no llegan al nivel de ser tóxicas, pero son suficientemente molestas como para querer evitarlas. Me refiero a personas que, si bien no van a herir mi autoestima o la de las personas que quiero, sí son capaces de hacer que todo un grupo se pregunte ¿qué está mal con este/a?

Mi recomendación aquí es que, si detectas una persona negativa o molesta y si la persona en cuestión no es una que ames… simplemente huye.

En mi caso, no me gusta tener cerca personas que tienen de competir con los presentes (o los ausentes). Me refiero a esas personas que en sus conversaciones hacen énfasis constante en que su auto es más rápido que el de todos los presentes o en que su trabajo intelectual es más complejo que el de todos sus conocidos y que lo hacen en una forma que denota un deseo de superioridad a base de hacer menos a los demás.

Una parte de mí entiende que estos comportamientos posiblemente nacen en una baja autoestima, pero tengo una regla estricta de que quiero una vida aburrida y este tipo de personas es una enorme fuente de negatividad y drama. Esto va a sonar mal… pero no te detengas a ayudar a esas personas negativas que conoces, en especial si las conoces poco o las acabas de conocer. Déjalas quietecitas donde las encontraste y sigue tu camino.

No se trata de enclaustrarte o de evitar a cada persona que hace una pequeña cosa que no te gusta. Se trata simplemente de evitar a las personas que ya detectaste como negativas y que si bien, no son grandes amenazas, no hay una buena razón para mantenerlas cerca.



  1. Detectar relaciones que deberías mejorar

Aquí la situación se vuelve un poco más compleja. Hay personas con las que simplemente deberías llevarte bien por tu propia salud mental y no es una opción cortar con esas relaciones.

¿Te acuerdas de que el minimalismo se trata de eliminar lo que no aporta valor para concentrarse en lo importante? Bueno… si eliminaste personas tóxicas de tu vida y también personas negativas o molestas, fue para enfocarte en las personas de esta categoría.

Piensa en las relaciones que sabes que deberías mejorar. No hagas trampa. Todas tenemos esa lista de personas con las que deberíamos llevarnos mejor, así que no te engañes sola porque en el fondo de tu mente vas a saber la verdad… ¿Ya lo hiciste? Entonces ya viste que en esta categoría van a entrar algunos de tus familiares.

Como dije al inicio, no todas las relaciones malas se pueden cortar de raíz. Somos seres racionales, pero también somos seres sentimentales. A veces amamos profundamente a alguien, a pesar de que esa persona es negativa o incluso tóxica. Mi teoría es: si esa persona es tu familia (y aquí hablo de sangre… encontrando pareja todas nos equivocamos alguna vez), debes tratar de mejorar esa relación.

En mi vida, hay una relación con una persona que amo al punto de que me cortaría un brazo por ella. Pero es también una relación negativa, llena de explosiones sin sentido y altibajos injustificados que me afectan a mí y a otras personas que quiero. Y, aun así, es una relación por la que yo lucharé toda la vida. ¿Irracional? Totalmente. ¿Vale la pena? Racionalmente, la evidencia indica que no lo vale, porque el retorno sobre mi inversión tiene pocos picos buenos y muchos malos. ¿Vale la pena intentarlo? Definitivamente sí y esto es lo importante.

Conclusiones

Sólo hay una cierta cantidad de tiempo y energía que tienes para invertir cada día. El día termina y ese tiempo y energía gastados no volverán. Quita de tu vida las relaciones que no te aportan nada. Facilita las que son necesarias, pero no importantes, para que funcionen sin problemas. Desgástate hasta que no puedas más mejorando las relaciones que sabes que deben mejorar. Y si hoy hiciste todo lo posible y no funcionó, mañana tienes otras 24 horas para intentarlo de nuevo.

Busca ayuda si fuera necesario. Eso sí, busca ayuda para ti. Ninguna relación mejora si llegas donde otra persona y le dices que le conseguiste un excelente terapeuta para que mejore todo lo que hace mal. Pero tú sí puedes mejorar lo que has hecho mal en el pasado.

Así como cada día debes tener presente no meter trastos y basura en tu casa, cada día debes tener presente no engancharte en relaciones negativas. Y así como cada día debes cuidar de las cosas que sí amas, cada día debes cultivar las relaciones que sabes que quieres tener.

Y por supuesto no olvides que hay relaciones que hoy ya son excelentes en tu vida ya. Escríbele un mensajito a esas personas, diciéndoles lo mucho que las aprecias. Y asegúrate de que, aunque sean pocas, sean pocas de calidad.



Más información

Espero que esta publicación te ayudara a ver cómo puedes usar el minimalismo para mejorar tus relaciones personales. Si quieres recibir en tu correo más información útil, suscríbete al blog. También puedes dejar abajo tus comentarios sobre este tema, es lindo cuando podemos conversar.

Podrían interesarte también estas otras publicaciones:

La inteligencia emocional

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

10 formas de reducir la negatividad

12 reflexiones sobre “Minimalismo y relaciones personales”

  1. Hola Nela!…esta publicación me ha venido “como anillo al dedo”..sabes? reconozco que tengo varios “problemas”, por decirse así, con las relaciones personales y es precisamente porque me entrego demasiado aun sin conocer a la persona, eso me ha traído por consecuencia muchas decepciones y estoy convencida que la culpa es totalmente mía..si comienza a trabajar alguna persona nueva, pues siento como si la conociera de toda la vida y cuando me hace algun desaire o simplemente no es conmigo de la manera a la que estoy acostumbrada a que me traten, pues me hace muy infeliz….así puede pasarme con algun vecino, etc…. que ayudo de todo corazón.
    Nada…que debo cambiar y minimizar “my feelings”, solo explotarlos al máximo con quien de verdad lo merece…y es cierto: no todos pueden ser nuestros amigos…

    1. Gracias por compartir tu experiencia, Yisell.
      Estoy segura de que muchas personas se identifican contigo.
      Y no se trata de ser mala o no ayudar a otros, se trata de minimizar expectativas.
      Saludos

  2. Hola Nela: estoy muy contenta de recibir tus correos con las nuevas publicaciones. Esta sobre relaciones personales me ha encantado, aunque para mi es un tema complicado, porque me cuesta encontrar el justo medio y tengo la impresion de que aplico demasiado minimalismo en lo social y temo que eso me esta aislando, pero sigo trabajando en el tema. Un saludo enorme y a Costa Rica, hermoso pais, donde vivi de pequeña y fui muy feliz😃😘

    1. ¡Hola, Carolina!
      Me alegra mucho que te interese la información que recibes 🙂
      Entiendo que es difícil encontrar un punto medio. Yo trato de disfrutar cada momento con las personas que tengo cerca en ese instante. Pero no puedo olvidar que mis amigos de verdad son pocos y es en ellos en los que deposito toda mi confianza y cariño.
      ¡Y me alegro que disfrutaras tu etapa en Costa Rica!

  3. Ey! Por aquí Jaír, de EfectiVida. Fantástico Nela! Desde luego, el minimalismo se puede aplicar a casi todo en la vida. Menos es más. Conozco gente que quiere llevarse bien con todo el mundo, y que va buscando amigos, más y más. Está bien, pero coincido contigo en que es más sano tener pocos amigos, y buenos. Realmente, creo que es muy difícil sostener más de tres o cuatro amistades íntimas. Es una cuestión de tiempo… Un saludito!

    1. ¡Hola, Jaír!
      Como dices, mantener una amistad es difícil, por eso es que son pocas las buenas.
      La cosa es no olvidar que podemos pasar un rato lindo o al menos tranquilo con muchísimas personas, pero que las relaciones que cultivamos son las que de verdad valen la pena.
      Saludos hasta EfectiVida.

  4. Excelente, leí detenidamente toda la información y fue como encontrar cada uno de esos personajes que mencionaste, esperemos seguir mejorando ese tipo de relaciones y gracias por tanto

    1. Hola, Isanna 🙂
      Me alegra que te sirviera la información. Espero que te ayude a llevar tus relaciones a donde las deseas tener.
      ¡Un abrazo!

  5. Hola Nela!

    Esto del minimalismo en las relaciones me parece real. En ocasiones nos pasamos el tiempo quejándonos porque “tal relación” sólo me trae dolores de cabeza pero no hacemos nada por solucionar el problema. Llámese minimalismo o sentido común, debemos depurar lo negativo de nuestra vida, y con respecto a las personas que no nos agradan tanto, restarles importancia y ubicarlos en la categoría de “compañeros de trabajo” o “personas con la que debo tratar” y no volverlos parte de nuestro círculo íntimo, con eso les quitamos el poder de arruinarnos el día, aunque porsupuesto es más fácil decirlo que hacerlo, pero definitivamente vale la pena intentarlo.
    Me alegro que te atrevieras a escribir acerca de relaciones, tus entradas siempre me transmiten ese “je ne sais quoi” que me encanta.

    Saludos y un enorme abrazo.

    1. Hola Kennia, que lindo leerte por aquí.
      Me encanta que hayas hablado de sentido común, porque a veces sólo se trata de eso.
      No hay que ser minimalista para saber que hay relaciones que debemos cultivar y otras que debemos dejar ir.
      Saludos

  6. Totalmente cierto.
    Hay que alejar de nuestra vida las personas que no suman.
    Leí el artículo sobre la vida aburrida y definitivamente yo también lo quiero así.
    Me costó mucho entender que una relación de pareja no era para mi pero ya tomé el ritmo de mi vida y poniendome de primera para atraer sólo las personas que me hacen llevar una vida con sentido! Gracias por tus aportes Nela!
    Pura Vida

    1. ¡Hola, Vero!
      Me alegra escuchar que te has puesto de primera. A muchas personas les cuesta hacer eso.
      Pero la verdad es que, casi siempre, debemos cuidar de nosotras primeros antes que de alguien más.
      Y ¡viva la vida aburrida!

      Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *