Pequeños pasos para tener mejores finanzas personales

Pequeños pasos para tener mejores finanzas personales

Hay personas que le temen a las finanzas y las entiendo. A veces la información que nos dan al respecto es complicada y confusa. Si le temes a las finanzas, lee esta publicación, te prometo que no hay cálculos complejos. Lo que vas a encontrar es una lista de pasos diminutos para mejorar las finanzas. Son pasos simples, que puedes implementar hoy de forma inmediata sin tener que hacer cambios exagerados en tu vida, pero que van a mejorar tus finanzas personales.

Normalmente publico sobre minimalismo y finanzas. Creo que el minimalismo se trata de llevar una vida simple, haciendo las cosas que amamos y libres de emociones negativas. Para mí, es imposible vivir una vida simple y feliz si hay problemas financieros. Pocas cosas generan más carga emocional que una lista de deudas. Aprender sobre minimalismo implica aprender sobre finanzas (al menos en Casa Cambiante). Así que hoy te voy a explicar cuáles son esos pequeñísimos pasos que pueden ayudarte a lograr la vida financiera y minimalista que quieres.

La complejidad de las finanzas

Estoy haciendo una maestría en finanzas y estoy empezando a preocuparme. Al inicio todo era amor y paz y unos cuantos numeritos, pero hace unos días tuve que buscar papel y lápiz, abrir una hoja de Excel y sacar mi calculadora, todo al mismo tiempo. No había sentido la urgencia de tener tantas herramientas a mano desde que hice mi tesis.

Me gustan las finanzas… pero a veces simplemente se complican demasiado, en especial cuando uno es un simple mortal sin planes de financiar una empresa exportadora de detergentes.

Nota para mis profesores: ¿no podíamos empezar por financiar una salidita al cine?

Es cierto que las finanzas, cuando se tratan mal, puede generar problemas. Y entiendo que a niveles gigantescos de mega-corporaciones las finanzas sean una materia realmente compleja. Pero las finanzas personales no deben ser así.

Hoy vamos a romper con el mito de que las finanzas personales son complejas. Así que, sacúdete los miedos y sigue leyendo. Te prometo que no vas a encontrar cálculos raros o ecuaciones horrorosas. Lo que vas a encontrar son ideas muy sencillas para tener mejores finanzas.



Tu dinero

Lo primero que debes recordar durante esta publicación, es que vamos a hablar de tu dinero. El tuyo y el de nadie más. Te cuesta mucho ganarlo y te sirve para muchas cosas, así que vale la pena que lo disfrutes sin miedos.

Si te cuesta llegar a fin de mes, tienes deudas acumuladas por ahí o simplemente quisieras ver más dinero en tu cuenta de ahorro, lo que tienes que hacer es manejar tu dinero mejor. Y para eso, puedes dar uno o varios de estos diminutos pasos hacia unas finanzas personales sanas.

Separa tus ahorros del resto de tu dinero

Define una cuenta bancaria para ahorros o abre una con ese fin. Si todo tu dinero está en una sola cuenta, lo gastarás antes de saber qué pasó y te quedarás sin ahorros.

Mantener los ahorros fuera de la vista ayuda a no gastarlos. Para que de verdad estén fuera de la vista, asegúrate de no llevar en la bolsa la tarjeta bancaria asociada a esa cuenta. Acceder a tus ahorros debe ser difícil.

Si abrir una cuenta bancaria nueva te parece muy complejo, entonces compra una botella de refresco, bébete el líquido, enjuágala y pégale la tapa con goma. Luego hazle una ranura pequeñita por donde vas a ir metiendo tus ahorros. Una alcancía no genera intereses, pero tus ahorros existirán y eso mejor que no tener ahorros.

Si hacer una alcancía todavía te parece demasiado difícil, dale tus ahorros a tu mamá u otra persona de confianza, para que te los guarde. Si estás sola en el mundo y no quieres hacer una alcancía o abrir una cuenta de ahorros, mete tus ahorros debajo del colchón. Lo que importa es asegúrate de separarlos del resto de tu dinero.

Mantener ahorros es una forma simple de tener unas finanzas estables. En caso de emergencia vas a tener a qué recurrir, sin necesidad de adquirir deudas.



Olvídate de tus tarjetas de crédito

No quieres tarjetas de crédito. Son malas. No insistas. No las vas a usar para obtener beneficios o millas o premios. Vas a usarlas para gastar dinero que no tienes y para quitarle a tu yo-del-futuro libertad financiera. Tu yo-del-futuro quiere ser libre, no vendas su alma al banco.

Incluso si es por error, en algún momento vas a terminar pagando intereses de más. Hoy mismo puedes deshacerte de la tarjeta de crédito y es fácil. Simplemente córtala en trocitos. Estoy siendo literal. Córtala en trocitos y bótala. Y todo dinero extra que pensabas gastar en galletitas, dedícalo a pagar la deuda que tengas por culpa de la tarjeta.

Si tienes hijos, edúcalos para tenerle miedo a las tarjetas de crédito. Es una de las mejores lecciones que podrás darles. Yo no tengo hijos, pero si los tuviera creo que esto es lo que les diría:

Gastar dinero que no tienes es como decirles a todos tus amigos que vas a ir al baile con la chica más popular y luego llegar al baile solo mientras la chica popular baila con otro.  

Así de malas son las tarjetas de crédito. Deshazte de la tuya ya.

Ponte una meta

Esto también es fácil. Olvídate de hacer tu tablero de inspiración financiera o de definir tus objetivos a corto, mediano y largo plazo. Sólo ponte una meta para el mes.

La meta puede ser tan simple como quieras. Aquí algunas ideas:

  • Poner $20 debajo del florero el 1ero del mes y llegar al 30 del mes sin tocarlos.
  • Quedarte en casa los domingos aprendiendo con videos de Youtube una nueva habilidad y evitando salidas que gastan dinero.
  • Llevar a todas partes una botella de agua reutilizable y sólo beber agua por un mes.
  • Poner $1 en una caja cada vez que alguien diga una mala palabra (esta idea mejora tu vocabulario además de tus finanzas).

O cualquier otra cosa que sea sencilla y te genere un ahorro o al menos te evite gastos. Tener una meta es importante para mantenerte conectada con tus finanzas personales. Piensa en cosas divertidas que te motiven.

Anota tus gastos

Incluso si lo único que haces es anotarlos en una hoja de papel y ya, este ejercicio ayuda a ver en un solo lugar cuál es tu comportamiento de gastos. Anótalos por quincena o mes. Si lo haces todo el año lo único que vas a necesitar son 6 hojas de papel (escribe un mes en cada lado de la hoja).

Si quieres ganar puntos extra, súmalos y revisa si tus gastos son más o menos que tus ingresos. Anotar tus gastos es fácil. Te prometo que no te va a estallar una neurona por hacerlo. Además vas a concerte mejor. Saber en qué se va el dinero es una de las primeras cosas que hay que hacer para mejorar tus finanzas personales.



Haz listas de compra

Ir al supermercado seguido a comprar unas pocas cosas es una excelente forma de torturar tus finanzas personales. Antes de ir al supermercado, haz una lista de las cosas que necesitas comprar. Luego juega este juego:

Tienes que encontrar en el supermercado las cosas de tu lista.

  • Cada cosa que encuentres te da 5 puntos.
  • Si no encuentras y no compras algo para reemplazarlo ganas 2 puntos (sí, ganas puntos por no comprar también).
  • Cada cosa que compres y que no estaba en tu lista te quita 5 puntos.

En otras palabras, apégate a tu lista y si no encuentras algo, trata de vivir sin eso hasta la próxima compra. Ir al supermercado de paseo (a ver que hay en los anaqueles) es una forma excelente de gastar dinero sin razón. ¡Ah! Y por supuesto, ve al supermercado la menor cantidad de veces posible. Una lista de compras es una de las formas más simples que existen para mejorar las finanzas significativamente.

Hacer una lista es sencillo, puedes hacerlo en una libreta, en las notas del celular, en un correo que te envíes a ti misma o incluso grabándote en un mensaje de voz.

Paga tus deudas

Finalmente, no dejes de pagar tus deudas. Si piensas en el monto que debes tal vez te parezca que esto no es un paso sencillo. Pero lo es si lo piensas racionalmente.

Si ya rompiste tu tarjeta de crédito y dejas de pedir prestado, ahora lo único que debes hacer es asegurarte de abonar mes a mes un poquito de dinero a esa deuda. Es simple.

  1. Ir al banco antes de la fecha de corte de tu deuda.
  2. Hacer la fila (cola, en otras latitudes).
  3. Depositar dinero a la cuenta a la que debes (puedes saltar los dos primeros pasos y empezar por este si haces el trámite en línea).
  4. Sentirte feliz porque estás un paso más cerca de ser libre.
  5. Repetir

Tal vez no puedas hacer pagos de miles de moneditas a la vez, pero los pequeños pagos también te ayudan a mejorar las finanzas. No dejes que los números te intimiden. Por grande que parezca una deuda, el procedimiento para pagarla es el mismo. Ve al banco, haz el depósito y repítelo cada mes. Vas a ir creando inercia y con el tiempo tal vez estés lista para dar pasos más grandes en este sentido (como hacer abonos extra o renegociar condiciones de pago).



¿Y después?

Estos son pasitos muy pequeños que puedes dar ya. No necesitan grandes planeaciones o ceremonias. Prueba uno, o todos y cuéntame qué te parecen en los comentarios.

Si logras seguir alguna de las sugerencias de esta publicación, ya estás trabajando en tus finanzas personales. Cosas tan simples como poner dinero debajo de un florero puede generar ahorros al final del mes. No tienes que hacer cosas complicadas para tener una vida simple y con finanzas sanas.

Si tienes otras ideas o consejos, déjalos también en los comentarios, es genial cuando podemos aprender unas de otras.

Si necesitas algo más agresivo para mejorar tus finanzas, estas publicaciones te podrían ayudar.

5 pasos para crear un presupuesto

El paso más importante para sanar tus finanzas

5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas

7 tips para ahorrar

8 reflexiones sobre “Pequeños pasos para tener mejores finanzas personales”

  1. Hola, soy Adriana y soy de Colombia.
    Llevo 6 mese juiciosa haciendo presupuesto. No ha sido fácil, pero mi situación personal me hizo recapacitar acerca de mis finanzas.
    Divorciada, con un hijo de 13 años, con una leucemia que he podido llevar durante 12 años, tengo un trabajo que he podido llevar.
    En estos 6 meses he planificado minuciosamente mi presupuesto y he logrado por primera vez en muchos años disponer de mi prima (beneficio económico que se recibe semestralmente en COlombia) y verla libre. Estoy con objetivo claro, comprar otro apartamento para tener un ingreso adicional. Me he abstenido de una gran cantidad de gastos innecesarios. Y lo logre!!! Manejo sobres de colores muy lindos para manejar mis gastos por rubros. No tengo muchos ahorros, pero he bajado considerablemente las deudas. Ese es mi objetivo, y lo estoy logrando. Se acabó la compr de ropa innecesaria, las salidas a restaurante todos los fines de semana, los gastos hormiga, las compras de mercado a domicilio. Lo estoy logrando, gracias a blogs como el tuyo, muchas gracias!!!!
    Ahora a buscar un fondo de inversión!!!! Y abrir la cuenta para fondo de Emergencias. Gracias, gracias!!! Un abrazo.

    1. ¡Hola, Adri!
      Gracias por compartir tu historia. Eres un ejemplo y seguro una inspiración para muchas personas.
      Me encanta leer cuando alguien cuenta como mejorar sus finanzas le ha dado una mejor vida. Muchas personas creen que las finanzas son algo complicado o peor todavía, algo trivial, pero no lo son. Son una parte imporante de nuestras vidas y unas finanzas sanas traen libertad.
      Espero que muy pronto tengas ese apartamento que deseas y ¡no aflojes!
      A luchar contra la enfermedad y los gastos innecesarios.
      ¡Un abrazo hasta Colombia!

  2. Hola Nela! Debo decir que tus publicaciones sobre finanzas me han servido montones porque aunque son cosas que ya conozco tu visión y aplicación de conceptos hacen el tema mucho mas “amigable” y me han ayudado con bastantes issues que había encontrado en el camino. Amé tu forma de explicar lo malo que es gastar plata que no tenemos! gracias por seguir motivándonos a ahorrar. un abrazo

    1. ¡Hola, Madeleine!
      Qué lindo leerte de nuevo.
      Me alegra que te sirvan las publicaciones sobre finanzas y que estés disfrutando el blog.
      ¡Un abrazo!

  3. Hola Nela
    Te cuento que el viernes deseche mi tarjeta de crédito. La única que me quedaba y a la que le daba poder por miedo a que a fin de mes era la que según yo creía que me salvaba… en realidad me estaba llenando de deudas.

    Amo este blog. Me ha ayudado montón y cada día siento que mejora mi persepcion de que quiero una vida financiera saludable.
    Voy leyendo uno a uno tus post y me siento una nueva persona

    1. ¡Felicidades, Valeria!
      Seguro vienen tiempos mejores. Vas a pasar por un periodo de ajuste, pero vas a ver que todos aprendemos a vivir con lo que ganamos, sin necesidad de tarjetas.
      Te deseo toda la suerte del mundo y miles de éxitos 🙂

  4. Buenas! Aquí Jaír de EfectiVida. Qué bueno Nela! Me gustó mucho la foto de portada. Atarse los cordones de los zapatos es una acción simple, pero efectiva (y necesaria). Igual hacer pequeños cambios en las cuentas. Fantástico artículo! Sencillito y práctico.
    Ya que pides aportaciones, hay va una, con tu permiso. No se si será aplicable en todos los países… te cuento. Sobre las tarjetas de crédito, una opción interesante es configurarlas con pago a fin de mes. ¿Por qué? Bueno, tu comienzas a trabajar el día 1 de un mes, y te pagan a final de mes, o a comienzos del siguiente. Pues bien, ¿por qué no hacer lo mismo con el banco? Ir comprando durante el mes con la tarjeta, y pagarles a comienzos del mes siguiente. Me refiero, claro está, a compras habituales (carburante, comida…). Con esta opción no pagas intereses. Además, en muchas cuentas aquí en España, si no quieres que te cobren comisiones, hay que tener y usar tarjetas de crédito. Y esta es la única manera de hacerlo sin perder ni un céntimo. Nosotros en casa usamos este sistema desde hace al menos 10 años. Por supuesto, no compramos a crédito absolutamente nada.
    No me olvido… tu hablas de minimalismo, así que, a ser posible, una sóla tarjeta de crédito, y… poquitas compras, jejej.
    ¿Qué te parece?
    Saludos!

    1. Hola Jaír, mil gracias por el consejo.
      En Costa Rica creo que lo más normal son las tarjetas de débito, yo tengo varias (la mayoría escondidas de mí misma).
      Pero para las personas de otras latitudes, tu consejo les puede ayudar mucho a ordenarse. Tiene sentido hacer los pagos cuando están seguros de tener el dinero para pagarlos.
      Gracias por el aporte, siempre es un gusto leerte por acá.
      ¡Saludos hasta el otro lado del mar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *