Bases del minimalismo

Las bases del minimalismo

Nunca está de más dar un paso atrás y revisar que todas nuestras bases sigan fuertes. Esta publicación te ayudará a revisar que tu minimalismo tenga bases sólidas. Si todavía no te consideras minimalista, pero quieres probar este estilo de vida, esta publicación te ayudará a comprender por dónde comenzar. Hoy vamos a repasar las bases del minimalismo y a asegurar que estén más fuertes que nunca.

Vamos a hacer un viaje de regreso a los básicos del minimalismo. Es importante hacer este tipo de ejercicios de vez en cuando para asegurarnos de que no nos hemos distraído. Revisa cada uno de los puntos siguientes. Si estás bien en todos ellos tu minimalismo tiene bases sólidas, pero si sientes que necesitas fortaleces alguno de los puntos de esta lista, es importante que lo hagas cuando antes.

La casa

  1. Armario

Empecemos por lo más sencillo. ¿Tu armario está ordenado?

Recuerda que tus espacios físicos son un reflejo de tus espacios mentales. El armario es un lugar por el que pasas a diario, por esta razón es posible que se desordene. Todos los días sacas prendas de ropa, lavas artículos y los regresas al armario sólo para sacarlos de nuevo. Los espacios con los que interactúas a diario tienden a desordenarse más rápido, por eso, debes estar muy al tanto de ellos.

Revisa tu armario, analiza si está ordenado o no y de una vez aprovecha para revisar si hay alguna prenda de ropa que debe salir de ahí. Si necesitas una intervención seria en tu armario, te recomiendo que leas esta publicación: armario minimalista: 5 consejos.

  1. Cocina y baño

El desorden también se apodera de estos espacios. Son lugares en los que posiblemente pasas bastante tiempo. Revisa si en tu cocina o baño hay cosas que no deberían estar ahí. Lava tus platos sucios y limpia las superficies de tu cocina. Revisa que en tus gavetas no tengas más artículos de los que necesitas. Y si tienes unos minutos extra, revisa las fechas de vencimiento de la comida que está en tu alacena. Saca cualquier cosa que esté vencida y deja al frente lo que esté pronto a vencer, para gastarlo a tiempo.

En tu baño, saca las botellas de champú que ya están vacías y si hay trocitos de jabón perdidos por ahí es hora de deshacerte de ellos. Revisa si es tiempo de lavar la ducha o el servicio sanitario y limpia el espejo para que esté libre de puntitos de agua o pasta dental (a todas nos pasa). Este es un buen momento para revisar si tienes tubitos de pasta dental vacíos o botellitas llenas de lociones que no recuerdas haber usado. Deja ir todo eso.

Si necesitas motivación extra, podría interesarte esta publicación sobre los efectos del desorden en tus niveles de estrés.



  1. Otros espacios de la casa

Revisa el resto de tu casa con la meta específica de buscar cosas que se hayan salido de su lugar. No pierdas foco analizando tu decoración. Simplemente haz un recorrido rápido capturando lo que se haya salido de su lugar y regresa esas cosas a su sitio. Si encuentras algo que sientes que no vale la pena regresar a su sitio, piensa si debes desecharlo o asignarle un nuevo lugar.

Si tu casa está tan desordenada que un recorrido rápido parece ser insuficiente, te recomiendo esta publicación para que aprendas a ordenar de una vez por todas: ordenar es el último paso, no el primero.

  1. Automóvil

Si tienes un auto, sabrás que ese es un espacio que también puede volverse un pequeño caos. Revisa bajo los asientos y en la cajuela. Saca toda la basura que se haya ido acumulando y si tienes tiempo, aspira las alfombras, este es un pequeño esfuerzo que genera un gran impacto. No importa cómo se vea tu carro por fuera, si al entrar en él sientes que está limpio, ese lavado y encerado puede esperar unos días más.

La agenda

  1. El plan diario

Ya sea que ordenes tu tiempo en bloques (de 30 a 90 minutos es lo más recomendable) o que simplemente hagas listas de actividades por hacer, eres más productiva cuando sabes qué vas a hacer cada día.

Revisa tu agenda o calendario y anota las cosas que necesitas hacer este mes o semana. Asegúrate de anotar las cosas que amas (como ir al cumpleaños de una amiga) y también las que son importantes, aunque no te encanten (como ir al dentista). Elimina de tu agenda las cosas que no amas y no son importantes (como ir a la fiesta del hijo del gerente con el que ni siquiera hablas o trabajas directamente).

No cargues tu tiempo de actividades basura, tal como no cargarías tus espacios de objetos basura.



  1. Las noches

Busca una solución sana que te asegure una buena noche de sueño cada noche. Yo necesito dormir entre siete y ocho horas para funcionar. Si duermo menos de eso, al día siguiente me siento torpe y pesada. Una mala noche de sueño hace que mis procesos de pensamiento sean más lentos.

Yo eliminé Netflix de mi vida para evitar la tentación de ver “un capítulo más” en lugar de dormir el tiempo necesario. De hecho, dejé de ver televisión del todo (aquí puedes leer al respecto).

Tal vez necesites sacar el televisor de tu cuarto o apagar el celular a cierta hora para asegurarte tu noche de sueño. Tal vez debas comprarles a tus hijos un reloj y enseñarles que no pueden levantarse antes de cierta hora. Tal vez debas invertir en unas cortinas más gruesas o en tapones para los oídos.

Asegúrate de que tu agenda diaria tenga espacio para una buena noche de sueño. Nada te hace más productiva que estar bien descansada.

  1. El tiempo libre

Esto es difícil o al menos a mí me cuesta lograrlo. Yo amo sentirme productiva y tengo encima suficientes actividades para mantener atareada a tres personas. Créeme que he pensado muchas veces, en el último año, que necesito más tiempo libre, pero por algún motivo la emoción de los nuevos proyectos me entusiasma más que la idea de dormir hasta tarde un sábado.

Aun así, te aseguro que logro hacer espacios para jugar cartas con mi novio o ver una película. El tiempo libre es muy importante. No tiene que ser nada grandioso… no se trata de ir a la playa cada fin de semana. Pero sí es importante que en tu agenda haya tiempo para hacer algún deporte, leer un buen libro y salir a comer un helado con las personas que quieres.

Asegúrate de tener espacios libres todas las semanas y asegúrate de aprovecharlos. No hables de trabajo durante tu tiempo de almuerzo. Apaga el celular mientras haces deporte e ignora el correo electrónico el domingo. Tu mente necesita desconectarse de vez en cuando.



 La mente

  1. El presente

No importa qué tan atareada estés, deberías estar viviendo el presente. Es cierto que vas a tener una agenda para asegurarte de hacer todo lo que debes hacer, pero sólo puedes actuar en el ahora. Ya sea que te detengas para escuchar los pajaritos cantar o que le des toda tu atención al informe que estás preparando, estar presente es importante.

No te dejes atrapar por los fantasmas del pasado o los misterios del futuro, porque ambos están fuera de tu control. Para que puedas vivir como minimalista, debes estar satisfecha que lo que tienes ahora. Preocuparte a diario por lo que será o lo que fue, podría no dejarte disfrutar lo que es.

Si necesitas ayuda para estar presente, te recomiendo esta publicación que contienen un par de técnicas y una aplicación para estar presente.

  1. Menos negatividad

Eliminar emociones negativas es menos sencillo que eliminar zapatos sin uso, pero es más provechoso. Revisa que las emociones negativas en tu vida sean siempre menos que las positivas. Para esto tienes que escucharte hablar. ¿Cuántos comentarios negativos salen de tu boca a diario? Si te repites constantemente cosas negativas, vas a creértelas y a vivir de acuerdo con ellas.

Revisa que tu minimalismo haya calado hasta tu mente, eliminando las cosas que no te gustan y haciendo espacio para comentarios positivos, cumplidos, felicitaciones y frases de apoyo. Asegúrate de mantenerte lejos del chisme y las noticias amarillistas que sólo buscan llenarte de la cabeza de basura.

Puedes leer aquí 10 formas para reducir la negatividad.

  1. Da gracias

Creo que este es el aspecto mental más importante del minimalismo. Estar agradecido con lo que se tiene es el primer paso para dejar el consumismo que nos envuelve. Aprecia las cosas que tienes, las personas que amas y las experiencias que vives.

Y haz algo (cualquier cosa) que te ayude a crear el hábito de dar gracias. Yo escribo mes a mes las cosas por las que estoy agradecida y las publico en este blog. Aquí puedes leer mi última publicación de agradecimiento.

Tú puedes escribir tus agradecimientos en un diario, decirlos en voz alta cada mañana, escribirlos en el espejo del baño, cantarlos mientras manejas hasta tu trabajo… Elige algo que vaya con tu estilo para listar tus agradecimientos, pero trata de que no sea simplemente pensarlos. Expresar nuestro agradecimiento nos ayuda a reforzar la idea de que hay cosas buenas en nuestras vidas.

 

Estos son los aspectos que debes cubrir para asegurarte de que tienes las bases del minimalismo fuertemente arraigadas en tu vida. Como viste, los espacios físicos juegan un papel importante, pero no el único. Me encantaría leer en los comentarios lo que piensas sobre esta lista de bases del minimalismo. Y si crees que olvidé algo, por favor no dudes en comentarlo.

Recuerda que siempre puedes suscribirte al blog para recibir más información de forma gratuita. Y si el minimalismo te interesa, pero todavía no has empezado a probarlo, estas publicaciones podrían serte de utilidad.

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

20 cosas que deseché de mi vida gracias al minimalismo

Lo que el minimalismo NO es

13 reflexiones sobre “Bases del minimalismo”

  1. Hola!
    Me encanto este artículo, es la orientación que estoy buscando.
    Espero poder llevar este estilo de vida a todos los aspectos, ya que siento hace tiempo que algo en mi necesita esta transformación.

  2. hola! Muy buen artículo, he empezado con el minimalismo hace poco y aunque he tenido pequeños y medianos avances para mi gusto ( quisiera haber podido hacer más ) siento que mi vida se ha visto beneficiada con el orden y el desprendimiento de cosas que No necesitaba pero que a alguien más le podrían servir .
    Veo que tienes bastantes artículos que por supuesto continuaré leyendo , gracias!

    1. ¡Hola, Adelaida!
      Los avances que has visto tal vez parecen pequeños, pero te aseguro que con el tiempo se van acumulando y se convierten en algo grande.
      ¡No aflojes!
      Espero leerte de nuevo.

  3. Me encanta… Realmente muy completa la lista, sobre todo los de la mente ya que sin ese aspecto,no podríamos hacer todo lo demás,creo que es una elección de vida…y para los que comenzamos a ponerlos en práctica,es algo fantástico.Al principio cuesta,como todo proceso y se refleja el cambio en nuestro rostro, él se vé siempre iluminado

  4. Muy buen artículo casi todo lo estoy haciendo desde este año, siento que no necesito nada y para el día de las madres no supe que pedir…me falta arreglar los juguetes de los niños, tienen muchas cosas que no necesitan…ssludos

    1. ¡Hola, Erika!
      Gracias por compartir tu experiencia.
      Para el día de la madre te dejo algunas sugerencias de regalos minimalistas (para el próximo año):
      1. Desayuno en la cama
      2. Niñera para los niños mientras tu recibes un masaje o facial.
      3. Manicure o pedicure en tu salón favorito.
      4. Que alguien más haga la cena (o mejor aún, que alguien más lave los platos por todo el día).
      5. Una botella de vino o una caja de tus galletas favoritas… o tal vez esto es lo que yo quiero.
      Las experiencias son los mejores regalos.

      Saludos

  5. Buenas! Muy bueno! La verdad es que el artículo está completísimo. Se oye hablar bastante también sobre el minimalismo digital (los archivos que tenemos en el móvil o el ordenador, las apps, etc), pero la verdad es que haciendo la mitad de lo que comentas, ya es un triunfo. Me llama la atención lo de la tele. En casa no vemos la tv, ni las noticias, ni deportes, pero no nos hemos resistido al encanto de Netflix. Igual el siguiente paso es eliminarlo también (a mis hijas les da algo), jejej. Enhorabuena! Un saludo desde Las Palmas!

    1. ¡Hola, Jaír!
      Tienes razón, minimizar un poquito en lo digital también es una excelente plan.
      Hace poco leí que los servidores más grandes que hay hoy en día están llenos de nuestros correos electrónicos de hace años… Borrar correos que no usamos implica menos servidores y por lo tanto menos consumo de recursos… un idea interesante. La nube también consume recursos naturales.
      Sobre Netflix, lo único que puedo decir es que en Octubre del 2017 eliminé mi suscripción y ese mismo mes arranqué con Casa Cambiante. Pasan cosas mágicas cuando dejamos de seguir las vidas ficticias de otros en la TV y empezamos a hacer cosas con nuestras vidas reales.
      Un abrazo y como siempre, ha sido un gusto leerte.

  6. Hola Nela! Realmente este artículo me gustado mucho. Me parece una lista muy completa y que toca varios aspectos importantes. Lo voy a guardar en mis favoritos para tomarlo como una guía. Gracias Nela ☺

  7. Es cierto! hay que recordar estos temas constantemente, para que los tengamos siempre presentes y podamos mejorar de forma continua, muchas gracias por tus publicaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *