Lo que el minimalismo NO es

Lo que el minimalismo NO es

Recientemente he encontrado muchos comentarios que suenan algo así: “¿Cómo puedes ser minimalista si comes carne?” y otros que se parecen a este: “¿Cómo puedes ser minimalista si tienes DOS pares de tennis?”. Últimamente hay muchos movimientos nuevos e interesantes, pero no todos los movimientos nuevos son la misma cosa. Si sientes que no estás segura de lo que es el minimalismo o de cómo aplicarlo, en esta publicación te voy a ayudar. Vamos a analizar lo que el minimalismo no es, para que no le pidas peras al olmo.

El origen del minimalismo

Voy a hacerte un resumen de lo que dice Wikipedia sobre el minimalismo.

Empecemos por el inicio. El minimalismo no nació con el fin de cuidar la naturaleza, reducir la huella ecológica o ser más amable con los animales. Digamos que sus orígenes son un poquito menos nobles. Nació en el arte, como una forma de obligar al espectador a tener ciertos conocimientos si esperaba interpretar la obra artística.

Después de la segunda Guerra Mundial y bajo la premisa de que “el objeto es el objeto”, el minimalismo nace como corriente artística. La idea de este movimiento parece que fue reducir la actividad del artista y darle el papel principal al espectador que tendría que conocer aspectos teóricos para poder interpretar la obra. Es decir que el minimalismo buscaba estimular intelectualmente al espectador y convertirse en una herramienta de conocimiento. Podemos pensar que el minimalismo le daba al espectador los ingredientes, en lugar de darle todo “cocinado” como hacían otras tendencias.

Con el tiempo el minimalismo permeó también en la arquitectura y el diseño, donde se reduce la cantidad de elementos de una estructura a únicamente los necesarios. También hay música minimalista (puedes escuchar In C, de Terry Riley que se considera la primera pieza musical de este tipo). https://www.youtube.com/watch?v=yNi0bukYRnA

El minimalismo como estilo de vida antiguo

Antes dije que habían últimamente han aparecido nuevos movimientos y que el minimalismo es uno. Pero, la verdad es que el estilo de vida minimalista no es nada nuevo. Las raíces del minimalismo como estilo de vida están en el ascetismo. Esta filosofía buscaba purificar el espíritu mediante la negación de los placeres materiales y la abstinencia. La palabra ascetismo viene de un vocablo griego que significa “entrenamiento”, pero no nació en Grecia. Las culturas orientales venían practicándolo desde mucho antes.

El ascetismo alcanzó gran difusión cuando se incorporó en sistemas religiosos como el cristianismo, el budismo y el islamismo. En estos sistemas religiosos el ascetismo servía como acceso místico, pues se supone que así los creyentes se acercan a su dios (¿has escuchado hablar del ayuno o la abstinencia? Pues se lo inventaron los ascetas orientales hace miles de años).

¿Qué NO es el minimalismo?

Ahora que sabes de dónde salió todo esto, seguro estás más confundida que antes. ¿Es el minimalismo una práctica religiosa? ¿Es una forma de escribir música?

Pues aparentemente ha sido esas dos cosas y más. Sin embargo, si nos enfocamos en el estilo de vida minimalista del que se habla últimamente (digamos, varios milenios después de que los griegos acuñaran el término ascetismo), podemos tener un par de ideas de lo que no es el minimalismo.

El minimalismo no es un movimiento ecológico

Es cierto que el minimalismo tiene impactos positivos en el medio ambiente. Con el  minimalismo dejas de comprar chatarra y empiezas a reducir la cantidad de basura que generas. Si compras la estantería que viene pintada de colores, tiene dos repisas de plástico y dos de metal bruñido, pues el día que deje de servirte vas a desechar todo eso. Si en lugar de esa estantería, compras dos o tres piezas de madera desnuda y las atornillas a tu pared, el día que debas desecharlas, pues generas menos residuos.

Reducir desechos es una excelente motivación para optar por el minimalismo, pero el minimalismo como estilo de vida no tiene su corazón en la ecología.

El minimalismo no es una forma de decorar

Es cierto que existe el diseño minimalista. Pero el minimalismo como estilo de vida no es una forma de decorar. A veces los minimalistas tienen cierta decoración en sus casas que se alinea con el diseño minimalista. Pero el corazón del minimalismo tampoco está en la combinación correcta de colores o en la elección estética de las fotografías que se cuelgan de la pared.

El minimalismo no es una forma de odio hacia las compras

Como estilo de vida, el minimalismo se alinea bien con el consumo, es decir con comprar lo que se necesita consumir. Aunque el minimalismo no es para nada compatible con el consumismo. El estilo de vida minimalista no es una forma de evitar las compras o de mostrar odio por ellas. De vez en cuando (o bastante seguido) los minimalistas compramos cosas o experiencias. Todos tenemos que comer ¿cierto?

El minimalismo no es un castigo

El estilo de vida minimalista, en la actualidad, no se trata sobre castigarnos a nosotras mismas. No se trata de privarnos de “las cosas buenas de la vida” o de no volver a comprar aquello que nos hace felices. Todo lo contrario, queremos ser muy felices y tener las cosas que más amamos al alcance de la mano.

El minimalismo no es una forma de comer

Entiendo por qué hay personas que creen que comer comida menos procesada es una forma de minimalismo. Pero me temo que, aunque esta es una práctica muy sana, no creo que sea el corazón del minimalismo.

El minimalismo no se trata de ser vegano o vegetariano, tampoco se trata de comer sólo alimentos crudos ni se trata de eliminar todas las comidas procesadas (aunque estas son prácticas excelentes para el ambiente y el bolsillo).

El minimalismo no es tacañería

Es cierto que el minimalismo trae beneficios económicos para algunas personas (sobre todo para las que son ordenadas en sus finanzas). Pero el minimalismo no se trata de gastar menos, mucho menos se trata de dejar de gastar del todo. El minimalismo no busca excusas para dejar de dar regalos o apoyar caridades. Ser tacaño y ser minimalista no es la misma cosa.

El minimalismo no es la falta de cosas

El minimalismo no es sentir que te faltan cosas. No se trata de tirar todo y quedarte con nada sintiéndote incompleta o desprotegida. El minimalismo no es sufrir la ausencia de posesiones ni tampoco es tener menos de lo que quisieras.

Entonces ¿qué Sí es el minimalismo?

Es una herramienta que te sirve para despojarte de lo que no te hace feliz y vivir con lo que de verdad quieres tener en tu vida. Ya sea que te deshagas de posesiones que no quieres o de personas tóxicas o de compromisos que odias… el minimalismo es una herramienta que te permite enfocarte en lo que te interesa y dejar ir lo demás.

Podrían interesarte las  siguientes publicaciones:

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

Minimalismo: una forma de pensar

El minimalismo vs las necesidades creadas por la publicidad

 

2 reflexiones sobre “Lo que el minimalismo NO es”

  1. Fantástico artículo! Por aquí Jaír, de Efectivida. No suelo ver la tv, ni tampoco leo el periódico en papel, pero las veces que miro los periódicos digitales, me doy cuenta de que venden titulares. Aprovechan el tirón que tienen ciertas palabras para enganchar a los usuarios. En muchas ocasiones, el titular vale más que el artículo. Y justo una de las palabritas de moda es “minimalismo”. Luego le añaden cualquier cosa y listo. Por contra, tu has expresado la esencia de lo que es realmente, y, no se si son cosas mías, pero con cada artículo mejoras. Me encanta la definición final sobre el minimalismo. De hecho, opino que minimalismo es tener el mínimo efectivo. Y eso no siempre es lo más barato, ni más ecológico, ni peor… es efectivo. Y a la larga, suele ser más barato, más ecológico, mejor…
    Un saludo!
    PD: Por cierto, ya me he dado cuenta que escribes más bien para chicas. Soy un chico, jejeje, y me siento raro aquí, pero me gusta el contenido. Seguiré cotilleando el blog , si no molesto…

    1. ¡Hola, Jaír!
      Me alegra mucho leerte. Casi siempre escribo pensando en una amiga, es verdad. ¡Pero no te vayas!
      Lo que pasa es que chicas vienen más seguido, pero no significa que no seas bienvenido.
      Y tienes mucha razón sobre el minimalismo. A la larga suele ser lo mejor 🙂

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *