Las cosas que no importan (sobre el video de Sarah Knight)

Las cosas que no importan. Sarah Knight

¿Te ha pasado alguna vez que sientes que te va a estallar una neurona? A mí me pasa seguido. El trabajo, el estudio, las cuentas, los imprevistos… Tenemos que hacer miles de cosas a la vez. Y encima de todo esto adquirimos compromisos (muchas veces compromisos que no queríamos adquirir desde el inicio). Terminamos los días agotadas y deseando no tener que hacer la mitad de las cosas que debemos hacer. ¿Me creerías si te digo que hay una salida?

Esta publicación puede contener links afiliados. Para más información sobre nuestros links afiliados revise las políticas del blog.

Hace unos días vi de nuevo el video de TEDx de Sarah Knight, basado en su libro The Life-Changing Magic of Not Giving a F***. Lo traduciré (muy mal) al español, diciendo que se llama La magia (capaz de cambiar la vida) de que no te importen las cosas, aunque el lenguaje de Knight es un poco más “adulto”. Les dejo aquí el link al libro en Amazon y al final del post está el video completo por si quieren verlo. Lo recomiendo.

Tiempo, dinero y energía

La charla TEDx de Knight me encanta. Es divertida, es inteligente y es verdad. En esta charla, Knight dice que todos tenemos cosas que, en teoría, no nos importan, pero a las que aun así les prestamos atención. Esto hace que desperdiciemos nuestro tiempo, dinero y energía. Usando sus palabras “gastamos tiempo que no tenemos, haciendo cosas que no queremos hacer, con personas que no nos agradan”.

Su conclusión es que, si algo realmente no nos importa, no deberíamos gastar nuestro tiempo, dinero o energía en esas cosas. Pero, cuando nos invitan a una actividad a la que no queremos ir, lo normal es que aceptemos de inmediato. ¿Por qué hacemos esto?

Voy a poner un ejemplo. Esta es una confesión, no me juzguen demasiado duro. Odio los babyshowers. Listo, lo dije (y lo puse por escrito en internet, que es peor). Es un odio irracional, lo sé. A la mayoría de las mujeres les encantan (o parece que les encantan), también lo sé. Pero los babyshowers son para mí, una de las peores actividades que se han inventado.

Entonces, ¿por qué aceptaba ir a babyshowers cuando me invitaban? Porque sentía que no tenía otra opción. Al parecer, tras miles de años de evolución, mi cerebro de especie superior no era capaz de darse cuenta de que podía simplemente no ir a los babyshowers.

Si no te importa algo… no debería importarte

Todas somos capaces de decidir qué hacer con nuestro tiempo, dinero y energía. No tenemos que gastarnos en cosas (o personas) que no nos importan… y por salud mental, no deberíamos ir fingiendo que todo el mundo nos importa: no es creíble y tampoco puede ser sano.

Pero… hacemos cosas que preferiríamos no hacer todo el tiempo. Sentimos que estamos obligadas a darle tiempo o dinero o energía a actividades que en realidad no nos gustan. Posiblemente algunas de esas cosas sí debamos hacerlas. Es necesario hacer algún trabajo honesto, es necesario ir a comprar comida (a menos que estés viviendo de lo que cosechas, en cuyo caso es necesario cosecharlo), etc. Sin embargo, hay cosas que no son necesarias. Por ejemplo, para mí, los babyshowers.

Knight explica en su charla TEDx que, si algo no te importa, y ese algo no es obligatorio, puedes simplemente no hacerlo. Eso sí, debes saber cómo decir que no te importa, porque la idea no es que el resto de la humanidad te odie.

Decir que no y ser amable

Está bien que algo no te importe, pero eso no significa que puedes ser una mala persona y decirles a otros que sus actividades no son suficientemente buenas para ti. Si hicieras esto, posiblemente te sentirías culpable (a menos que seas sociópata). La idea no es que dejes de hacer cosas para que después te consuma la culpa.

Knight explica que, si dices no ir a alguna actividad y avisas a tiempo que no irás y lo haces de forma amable, no hay ninguna razón para que te sientas culpable al respecto. La culpa a veces nos hace ir a actividades a las que preferiríamos no ir. Pero no hay por qué sentir culpa si desde el inicio dijiste que no irías y te comportaste de forma correcta todo el tiempo.

Esto es algo que he puesto en práctica recientemente. Hasta hace poco, yo era la clase de persona que aceptaba ir a una actividad y luego pasaba días buscando como evitarla. Es una sensación horrible y no la quiero más en mi vida.

¿Por qué no hacer el sacrificio?

Tal vez estés pensando que no te cuesta nada hacer un par de cosas que preferirías no hacer. Después de todo, son sólo un par de horas y unas cuantas moneditas las que estás gastando en esas cosas.

Para ponerlo en perspectiva te diré una cosa: sólo hay cierto tiempo, dinero y energía que puedes gastar un sábado por la noche. Ese sábado por la noche no volverá. El dinero que gastes tampoco volverá. La energía que uses en lo que sea que hagas, ya no la habrás usado en otra cosa.

Si todavía quieres hacer el sacrificio de pasar tiempo haciendo algo que no querías hacer, está bien. Yo sé que hay sacrificios que todos hacemos de vez en cuando. Pero mi recomendación es que sean sacrificios esporádicos, asegúrate de que tu rutina no esté llena de cosas que no quieres hacer, porque si esa es tu rutina, definitivamente te va a estallar una neurona. Nadie puede vivir feliz y hacer cosas que no quiere hacer al mismo tiempo.

Ideas finales

El video de Sarah Knight es uno de esos que veo de vez en cuando, sólo para tener presente mis opciones. Como dije antes, a mi maravilloso cerebro a veces se le olvida que puede decir que no. Es fácil creer que ser amable es hacer lo que otros quieren. Se nos olvida que podemos hacer lo que nosotros queremos y ser amables a la vez. Por suerte, Knight nos recuerda que esta opción existe y es válida.

Sobre los babyshowers… sé que hay un par a los que iría. El amor lo puede todo y tengo amistades con los que celebraría un babyshowers sin problemas. Pero en general, creo que los seguiré rechazando de buenas a primeras, junto con otra gran cantidad de cosas que sé que prefiero no hacer. Espero que esto libere mi tiempo para hacer muchas cosas que sí quiero hacer (y para hacerlas sin culpa).

Aquí dejo el video de Sarah Knight, para que quienes tengan interés puedan verlo completo.

Me encantaría leer sus comentarios sobre este video. Si tienen preguntas también pueden dejarlas abajo o bien pueden escribirme aquí.

Un comentario acerca de “Las cosas que no importan (sobre el video de Sarah Knight)”

  1. Los babyshowers, me parece una excusa para salir de compras, es muy raro que alguna amiga de la futura mamá sepa tejer unos escarpines, o confeccione un bolso capitoneado, etc, etc, eso si sería genial, llevar algo para el bebé hecho por una con amor, si tu amiga hizo algo que a ti no te gusta, pero es útil y lo hizo con amor, cómo rechazarlo? =) Eso sí sería darle la bienvenida a un/os nuevo/s ser/es al mundo con amor.
    Por suerte aquí no es tan común como en otros países.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *