Orden para la persona que vas a ser, no para la que eres

Orden para la persona que vas a ser y no para la que eres
  • Una de las ideas que más rescato del libro de Marie Kondo, La Magia del Orden, es que nuestro hogar debe ser un espacio para la persona en la que nos estamos convirtiendo y no para la persona que fuimos. Tiene sentido, ¿verdad? Sin embargo, el hecho de que una idea tenga sentido no significa que sabemos cómo ponerla en práctica de inmediato.

Esta publicación puede contener links afiliados. Para más información sobre nuestros links afiliados revise las políticas del blog.

Si no has leído el libro de Marie Kondo, te lo recomiendo mucho. De verdad está lleno de ideas que te van a ayudar a mantenerte ordenada y a entender qué cosas debes tener y qué cosas no te están haciendo feliz.

 

La dura realidad

Todas soñamos con ser de cierta forma en el futuro.

Queremos tener los músculos más tonificados o cocinar mejor o ser más ordenadas o hablar un nuevo idioma… Tenemos muchos planes para el futuro.

El problema es que ese futuro jamás es hoy. Hoy es el presente, el futuro empieza mañana. Pero como cada nuevo día viene acompañado de un nuevo mañana… ¿Ves el problema?

Por eso es fácil hacer planes para algún día. No hay ningún compromiso real de por medio, porque algún día nunca va a llegar.

La dura realidad es que, si no te pones a trabar hoy en las cosas que planeas lograr y si no te comprometes realmente a hacerlas, vas a llegar a viejita creyendo que algún día aprenderás a hablar ruso. Y adivina qué, es posible que no lo aprendas en esta vida.

Pero no te rindas aún. Puedes aprender ruso, puedes mejorar tus habilidades culinarias, puedes ordenar tu vida. Sí es posible. Sólo necesitas saber por dónde comenzar.

Una forma de empezar a vivir hoy ese futuro, es ordenar tus espacios para que trabajen a tu favor.

La persona que vas a ser

Es hora de hacer algo divertido. Busca lápiz y papel o, si lo prefieres, busca una versión digital de lápiz y papel.

Vas a hacer una lista. Esta es la lista de todas las cosas que vas a hacer en el futuro. Por ejemplo:

  • Voy a aprender a jugar bolos.
  • Iré al gimnasio todas las semanas.
  • Aprenderé la receta de galletas de mi mamá.
  • Voy a ser menos tímida.
  • Sabré bailar salsa.

Anota todo. Esta lista es sólo para ti, así que no importa si algo parece descabellado, nadie más tiene que verlo. Pero es importante tener todos esos sueños juntos en un solo lugar para tener una visión panorámica de la persona que quieres ser.

No hagas trampa. Haz la lista, la vamos a necesitar.

¿Ya tienes la lista? Excelente. Ahora revisa cuáles de las cosas que anotaste son las más fáciles de lograr. Ordena tu lista desde lo más simple hasta la más difícil.

No pierdas esta lista, es un retrato de la persona que vas a ser. Y vamos a ir trabajando tus espacios para lograr lo que está en la lista.

La persona que eres y tu casa

Tu casa posiblemente esté hecha a la medida de la persona que eres. Pero desde que hiciste tu lista, empezaste a alejarte de esa persona. Ahora vas camino a ser la persona que quieres ser.

Tu casa en este momento es un reflejo de lo que eres y tienes que convertirla en un espacio cómodo para la persona que vas a ser. Esto significa que harás algunos cambios que te van a incomodar hoy. La persona de hoy posiblemente no quiera cambiar nada, está cómoda como es y preferiría seguir así. Pero sabes, en el fondo de tu corazón, que estarías mejor siendo la persona de tu lista.

El espacio físico y mental.

A veces parece tonto ordenar nuestra casa con el fin de lograr cambios en nuestra forma de ser o actuar. Pero tiene sentido hacerlo y funciona. Es la razón por la que, cuando alguien hace dieta, se le recomienda empezar por sacar de su alacena todas las cosas que no debería comer. Si no están a su alcance es más fácil mantenerse apegado a su dieta.

Lo mismo pasa con todos los demás espacios de nuestra casa. Si tu casa no está acondicionada para pasar horas viendo televisión, simplemente no vas a perder tu tiempo así. Si tu oficina es acogedora, querrás pasar tiempo en ella.

¿Por dónde empezar?

¿No sabes por dónde empezar? Muy bien, revisa tu lista y revisa tu casa.

¿Tienes un cómo sillón frente al televisor en el que pasas horas? Revisa tu lista. ¿La persona que vas a ser pasa horas viendo televisión? ¿No? Es hora mover el sillón cómodo a otro sitio. Tal vez en la sala, dónde vas a pasar horas leyendo o aprendiendo a tejer o conversando con tus amigos. O tal vez ese sillón deba ser donado, vendido o regalado.

¿Quieres trabajar en tu escritorio en lugar de hacerlo en tu cama? Si tu escritorio está lleno de tonterías, es imposible usarlo para estudiar o trabajar. Si tu escritorio estuviera limpio y ordenado, tendría sentido usarlo para trabajar. Es más, sería un espacio que te invitaría a pasar tiempo en él. Tienes que dejarlo libre, listo para ser utilizado.

Si quieres hacer ejercicio, libera un espacio donde puedas hacer algunos abdominales y sentadillas. ¿Recuerdas el espacio que quedó frente al televisor cuándo moviste el sillón? Tal vez te convenga ese espacio para hacer zumba siguiendo videos que puedes ver en tu televisor.

Tu espacio físico impacta en las cosas que haces, y por lo tanto en la persona que eres.

Eso sí, NO SALGAS A COMPRAR COSAS PARA TU CASA. Perdón por las mayúsculas gritonas, pero esto es muy importante. Definir la persona que quieres ser no es una excusa para caer en las garras del consumismo. Tampoco es una razón para gastar tus ahorros.

Si eres la clase de persona que tiende a comprar antes de pensar, tal vez esta publicación sobre cómo evitar las compras por impulso te ayude. Y si no sabes qué son las compras por impulso o por qué deberías evitarlas, lee esta otra publicación, en la que te explico por qué no son buenas para ti (y para nadie).

Llena tus espacios de rutinas nuevas

Algunas de las cosas en tu lista son fáciles de lograr. Tú misma ordenaste tu lista desde lo más sencillo hasta lo más difícil. Asegúrate de hacer todo lo posible por ir ordenando tu casa para lograr esas cosas sencillas. Aprovecha tus nuevos espacios (o tus viejos espacios que has ordenado de forma nueva). No dejes que se te olvide por qué hiciste cambios. Si dejaste un espacio libre para hacer ejercicio, úsalo para eso.

Debes crear las rutinas correctas. Si despejaste tu escritorio, úsalo para trabajar. Es posible que, al inicio, tu columna vertebral añore la posición altamente dañina de la cama, pero con el tiempo, la rutina se creará y antes de que lo notes serás una persona que trabaja en su escritorio y no en su cama. Tal como siempre quisiste.

Un espacio está muerto si no tiene rutinas que lo llenen y le den una razón de ser.

¿Qué sigue?

Yo sé que no todos los puntos de tu lista se van a cumplir tan sólo con reordenar tu casa. Como también sé que la forma en la que tu casa está ordenada impacta en tu vida.

Hacer cambios en tu espacio físico es una manera de potenciarte a ti misma para lograr tus objetivos, pero habrá otras actividades que realizar con el fin de cumplir todos esos objetivos al 100%.

Lo que sigue ahora es mantenerte apegada a tus nuevas rutinas y empezar a buscar formas creativas de lograr todo lo que está en tu lista. Si querías aprender a bailar salsa, definitivamente te va a ayudar tener un espacio libre en tu casa para practicar, pero tal vez necesites también un par de clases al mes con un experto. Si no tienes el dinero para ir a clases de baile, no te preocupes. Eso está pasando hoy y hoy puedes aprender a hacer buenos presupuestos y encontrar la manera de pagar esas clases.

Eso sí, recuerda que no se trata de hacerlo algún día. Se trata de ir dando pequeños pasos en la dirección correcta, pero de irlo haciendo hoy.

Verás que con la práctica serás excelente ordenando tu casa para lograr tus metas. Aprenderás lo que funciona para ti y lo que no. Y antes de que lo notes, estarás haciendo un montón de cosas que siempre quisiste hacer.

Más ideas

¿Tienes preguntas o comentarios? Déjalos abajo. Para mí es muy importante saber lo que opinas. Si hay algún tema que te interesa y que no detallé en esta publicación, cuéntame cuál es en los comentarios o bien puedes enviarme un correo aquí.

Espero que esta publicación te ayudara a entender cómo el espacio en el que vives puede afectar las acciones que realizas y que tengas buenas ideas para hacer que tu casa te ayude a lograr tus metas.

Podrían interesarte estas otras publicaciones también.

Reto minimalista (Declutter de 70 cosas en 7 días)

¿Por qué es tan difícil deshacerse de las cosas?

¿Cómo comprar por necesidad y no por impulso?

¿Qué son las compras por impulso y por qué no son sanas?

¿Por qué dejé de ver televisión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *