5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas

Minimalismo y finanzas sanas. 5 consejos minimalistas para buenas finanzas.

El minimalismo no es una técnica para mejorar las finanzas. El minimalismo tampoco busca generar ahorros. Pero si lo que estás buscando es mejorar tus finanzas y generar ahorros, el minimalismo podría ser para ti. Extraño, ¿verdad? Pero es cierto: minimalismo y finanzas se complementen.

Desde que empecé en el minimalismo a mi manera, me he dado cuenta de que mis finanzas mejoraron. El minimalismo calza a la perfección dentro de un plan de ahorros… o tal vez un plan de ahorros calza a la perfección dentro del minimalismo. Sea como sea, el minimalismo y las finanzas sanas se complementan.

¿Por qué minimalismo y finanzas juntos?

Cuando empecé a incursionar en el minimalismo, lo hice porque sentía que había muchas cosas en mi vida que no me hacían feliz y que no me aportaban nada. ¿Te ha pasado?

El consumismo me estaba molestando y aunque era parte de él, una vocecita en mi cabeza me decía que debía de haber una forma mejor de agregar valor a mi existencia. Me tomó tiempo darme cuenta de que esa forma mejor era, para mí, el minimalismo.

Mis finanzas nunca habían sido un problema. No empecé en el minimalismo buscando mejorar mis finanzas. Pero ¡Oh sorpresa! Mejoraron. No es que ahora gano más que antes, es que ahora entiendo mejor lo que necesito y no me distraigo gastando en tonterías sin valor.

Cuando entendí lo que era una vida con sentido, empecé a ahorrar mucho más que antes. Comprender lo que sí agregaba valor a mi vida, me ayuda a gastar de forma inteligente. El minimalismo ha sido una herramienta muy útil para mantener mis finanzas sanas.

Sé que no mucha gente trata estos dos temas juntos, pero te aseguro que es verdad: minimalismo y finanzas sanas son cosas que sí pueden construirse juntas.

Minimalismo y finanzas como un proceso

El minimalismo es un proceso. Un proceso es una serie de acciones que se realizan con el fin de tomar algo y agregarle valor hasta que se convierte en otra cosa.

Por ejemplo, piensa en el proceso de fabricación de un teléfono celular. Se toman un montón de piezas y softwares y se convierten en esa maravillosa maquinita que nos tiene a todos hipnotizados. Las piezas sueltas no nos sirven de nada. El código del software, tampoco. Pero cuando las partes se unen al software de forma correcta encontramos valor en ellas.

En el minimalismo pasa lo mismo. Botar la mitad de tu armario no aporta gran cosa a tu vida. Deshacerte de espátulas y platos que no usas tampoco es de gran valor. Son piezas del todo. Pero si logras tomar esas piezas e irlas uniendo, entonces tendrás un proceso que trabajará añadiéndote valor a diario.

Si entiendes cómo estar en paz contigo misma, entonces estás dentro del proceso minimalista. Y aún no conozco a nadie que diga que para estar en paz lo que necesitan es gastar el salario apenas les llega a las manos. Tus finanzas van a mejorar porque vas a encontrar formas de añadirle valor a tu vida sin necesidad de ir quemando el dinero. Minimalismo y finanzas tendrán sentido.

Hábitos minimalistas que mejoran las finanzas

Recuerda que los hábitos son acciones que se hacen automáticamente. Pero no olvides que son parte de un proceso. Mantén siempre presente a dónde quieres llegar haciendo lo que haces.

Recuerda también que, para crear un hábito, es importante hacer muchas veces eso a lo que queremos habituarnos. No vas a crear hábitos en dos días. Por lo general se habla de más de 20 días para crear un hábito. Pero crear hábitos es fácil cuando recuerdas tu motivación: estás tratando de tomar las piezas de tu vida y convertirlas en algo que te sea valioso cada día.

Sin más, vamos a ver los hábitos.

  1. Reflexión

Pensar es cansado. Suena horrible, ¿verdad? ¿Qué clase de persona va por ahí diciendo que se cansa de pensar? Bueno, pues suena horrible, pero es verdadero. ¿Cuántas veces has encendido el televisor sólo para apagar el cerebro?

El minimalismo tiene su corazón en el autoconocimiento. Hay que saber qué queremos y caminar en esa dirección. El consumismo te va a ofrecer miles de cosas, pero si no te llevan a dónde quieres ir, déjalas pasar.

Saber lo que quieres en tu casa, en tu trabajo o en tus estudios te ayuda a marcar un norte. Reflexiona sobre quién eres, qué quieres y hacia dónde vas. Algo tan sencillo cómo esto te ayudará a dejar de gastar dinero en distractores.

Una forma fácil de crear este hábito es escribiendo un diario sobre lo que piensas y sientes cada día (no tienes que hacerlo a diario, pero yo diría que lo hagas al menos dos veces a la semana). También puedes conversar honestamente contigo en el espejo o dibujar lo que quieres. Lo importante aquí es buscar un espacio en el que puedas sacar todo lo que pasa en tu cabeza y analizarlo con calma.

  1. Cambia tu forma de ver el dinero

Todas hemos fantaseado alguna vez con lo que haríamos si nos ganáramos la lotería. Es un error común creer que los problemas financieros se resolverían con más dinero. La verdad es que quien no logra manejar poco dinero tampoco logrará manejar mucho. ¿No me crees? Si tu sobrinito es incapaz de usar una cuchara, ¿le darías un cuchillo afilado? El dinero es un cuchillo afilado en manos de quien no sabe administrarlo.

El dinero no es una panacea. No es que sea mal agradecida. Yo sé que estoy en una posición privilegiada al tener un ingreso estable y una cuenta de ahorros. Lo que quiero que entiendas, es que tener mucho dinero no te hará feliz.

Es un cliché, ¿cierto? El dinero no compra la felicidad. Pero, aunque lo hemos escuchado mil veces, seguimos comprando ese vestido con el que vamos a ser la envidia de todas, o ese bolso que le enseñará al mundo que tenemos buen gusto.

Compramos espejismos de seguridad, de superioridad, de exclusividad… si eso no es tratar de comprar la felicidad, no sé qué sea.

El dinero no te dará una vida feliz, no hará que la personas de admiren, tampoco te dará confianza en ti misma. El dinero es una herramienta para conseguir lo que necesitas para existir (comida, ropa, refugio). Pero vivir feliz… eso no tiene nada que ver con el dinero. Cuando entiendes esto, vas a dejar de drenar tu cuenta de ahorros como terapia y vas a dejar de comprar cosas con la esperanza de mejorar tu vida.

  1. Libérate de la mentira del consumismo

El minimalismo trata de simplificar la vida para que lo que quede en ella tenga sentido. Esto no quiere decir que vas a dormir en el suelo y que tendrás solamente un pantalón (aunque podría significar eso si sientes que ese es tu camino).

Mi opinión personal es que es imposible vivir una vida simple si eres esclava del consumismo. Y en el momento en que te liberas y desintoxicas del consumismo, vas a dejar de gastar tu dinero sin sentido. No te imaginas todo lo que se puede ahorrar cuando uno toma la decisión consciente de simplificar.

Conforme empiezas a dejar de comprar ciertas cosas, te será más fácil seguir rechazando todo lo que no te agrega valor. Verás que el hábito se crea rápidamente y de paso tu fuerza de voluntad se fortalece. Y encima de todo eso, vas a tener más dinero en la cuenta bancaria. Es un ganar-ganar.

  1. Mantente consciente

Toma decisiones mientras tu mente esté despierta. O mejor aún, despierta tu mente para tomar decisiones.

A veces nuestras manos toman cosas y las ponen en el carrito del supermercado sin que nos demos cuenta. No me digas que no es verdad. Tú también has llegado a la caja, has visto al cajero escanear el código de barras de un producto y por un instante has dudado… ¿de verdad lo quiero? Pero ya estando en la caja… pues te lo llevas y ya. Esto es un claro ejemplo de vivir en piloto automático.

El minimalismo trata de apagar el piloto automático. ¿Imaginas lo que pasa cuando lo apagas? La respuesta es: empiezas a vivir. A vivir de verdad.

Intenta mantenerte atenta a lo que haces, pensar en lo que consumes, analizar lo que sientes y estar presente cuando hablas con otros.

Y estar consciente de lo que consumes mejora tu salud financiera, simplemente porque entenderás tus patrones de consumo y los podrás mejorar de forma que sea adecuados para ti y para tu cuenta bancaria.

  1. Eres más que lo que posees

Finalmente crea el hábito de repetirte constantemente que no eres lo que tienes. No eres el pantalón que te pusiste en la mañana. La marca de helado que tienes en el congelador no te define. No tienes más valor por el bolso que llevas al trabajo. No eres el tamaño de tu pantalla de televisión y no eres el restaurante en el que cenaste el fin de semana.

Repítelo hasta que lo entiendas. Eres más que todo eso. Si perdieras todo eso aún seguirías siendo alguien valiosa. Si te ganaras la lotería tu valor seguiría intacto. No eres lo que tienes. Y si hay persona en tu vida que parecieran apreciar más lo que tienes que lo que eres, es tiempo de volver a hábito uno y reflexionar. El minimalismo también se trata de limpiar nuestras redes de contactos, pero para eso habrá otra publicación.

Más información

Espero que hayas encontrado útil esta publicación sobre minimalismo y finanzas. Me encantaría que me contaras en los comentarios si practicas algunos de estos hábitos y si te han servido.

Si necesitas saber más sobre minimalismo y finanzas, puedes dejar tus preguntas también y con gusto te responderé. Todos los comentarios son bien recibidos.

Si quieres más información sobre minimalismo y finanzas te podrían interesar estas publicaciones:

Consejos para mantenerse minimalista

Consejos para ahorrar

¿Qué son las compras por impulso y por qué no son sanas?

2 reflexiones sobre “5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas”

  1. Muy buen artículo Nela. Realmente yo soy más de finanzas personales porque me gusta enseñarlas y mejorar la vida de las personas. Ahora me estoy dando cuenta de los beneficios que puede dar el minimalismo para las finanzas personales, así como para el desarrollo personal. Estoy seguro que poco a poco aprenderé y aplicaré más minimalismo.
    Sigue escribiendo así. Comparto muchos de tus pensamientos. Gracias y saludos para el hermoso país de Costa Rica, reserva natural y algo muy bueno: sin fuerzas armadas (no? o me equivoco).

    1. Herder, gracias por tu comentario.
      Me alegra mucho que veas beneficios en el minimalismo y también que compartas el interés por mantener unas finanzas sanas… ¡imagina lo mejor que sería el mundo si todos gastaramos responsablemente!
      Desde Costa Rica un abrazo.
      Y no te equivocas, ¡aquí vivimos sin fuerzas armadas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *