20 Cosas que deseché de mi vida

20 cosas que se pueden eliminar son problemas gracias al minimalismo

Hace tiempo que estoy intentando llevar una vida más simple. Uno de los caminos que he encontrado para lograrlo es el minimalismo. No me considero una minimalista consumada, pero sí he tomado ideas del minimalismo y las he aplicado en mi vida con buenos resultados (aquí puedes leer sobre la forma en que yo entiendo el minimalismo). Entre lo que he logrado está el hecho de que al fin deseché todas esas tonterías que no me aportaban valor.

Desde que comencé a poner en práctica mi versión del minimalismo, he logrado estar más consciente de mis posesiones, de mis hábitos de consumo y de mis sentimientos hacia los objetos materiales. También he logrado tener espacios más ordenados y limpios.

Para mí, el minimalismo comenzó a tomar forma cuando empecé a deshacerme de objetos que no le estaban añadiendo valor a mi vida. Aquí les dejo una lista de 20 objetos que eliminé cuando apenas estaba empezando a averiguar de qué trataba el minimalismo. Algunos de estos objetos los boté, otros los regalé o doné. Nota importante: No extraño ninguno de estos objetos.

20 cosas que boté, regalé o doné cuando comencé a buscar una vida más simple.

  1. Todos los pares de zapatos que me maltrataban los pies.

¿Por qué lastimar mis pies al propio? Nuestro cuerpo es una máquina increíble, no deberíamos lastimarla sin razón. Así que deseché todos los zapatos que odiaba usar y ahora tengo pies más felices.

  1. Botellas desechables de agua.

Solía guardarlas y me quitaban espacio, además dañan el ambiente y comprarlas es un gasto innecesario… no se gana con ellas de ninguna forma. Ahora tengo una botella reutilizable.

  1. Ropa estirada, manchada o rota que usaba como “pijamas”.

Tenía más “pijamas” que días en una semana. Así que me deshice de todo lo que estaba en condiciones vergonzosas. La verdad conservé un par de sweaters algo estirados. Pero sólo porque estos sweaters aún me “daban gozo” (si no conoces esta expresión, revisa lo que aprendí del método KonMari).



  1. Una radiograbadora vieja que no funcionaba bien.

La conservaba porque había sido un regalo de mis papás, pero cuando entendí que el amor que les tengo a mis papás no está atado a objetos materiales, fue fácil deshacerse de un objeto que no tenía un propósito en mi vida.

  1. Maquillaje viejo.

Para comenzar, yo casi nunca me maquillo… esto significa que el maquillaje me duraba años. Tenía maquillaje más viejo que algunos de mis estudiantes universitarios. Además, no tenía ganas de ponérmelo en la cara sabiendo lo viejo que era, así que lo deseché.

  1. Ropa de oficina que odiaba llevar a la oficina.

Como no puedo ir al trabajo en jeans, tenía varios pantalones formales para ir a trabajar. Pero la verdad es que algunos me quedaban sólo cuando estaba de pie. Así que saqué todos los que eran horriblemente incómodos. Hice lo mismo con mis blusas. Ahora la ropa que llevo a la oficina es la suficientemente cómoda como para estar en ella 10 horas seguidas.

  1. CDs y DVDs viejos

Los conservaba en pleno 2017… esto no necesita explicación. Lo que me interesa ahora está en una memoria USB o en la nube.



  1. Cables sin dueño.

Tenía cientos de cables y no tenía idea de qué conectaban. La verdad es que, si nunca los había usado, seguro no los iba a usar jamás. Hasta hoy, sigo sin saber para qué eran y sin entendet por qué no los deseché antes.

  1. Joyería que no usaba.

Tenía aretes que no me gustaban o que eran muy pesados. Tenía pulseras que me estorbaban cuando trataba de digitar algo en la computadora. También era dueña de collares que no combinaban con nada. Todo eso se fue.

  1. Ropa interior vieja.

Por favor no me digas que sólo yo tenía cosas en el cajón de la ropa interior que no había usado en años. Saqué todo lo que ya no me gustaba o estaba estirado o desteñido. Me dejé todo lo que me gusta y está lindo (y un par de piezas “sacrificables” para los días que la madre naturaleza podría hacer estragos… las mujeres saben de lo que hablo).

  1. Libros que no planeaba leer de nuevo.

He leído El Principito más veces de las que puedo contar y planeo leerlo de nuevo muchas veces más. Pero tenía otros libros que no quería releer. Así que los dejé ir para que le contaran sus historias a otras personas.



  1. Todos esos papelitos en el fondo de la billetera.

Tenía recibos, garantías vencidas, tarjetas de presentación de gente que no recordaba conocer… todo eso se fue.

  1. Figuritas y adornos.

En mis repisas había una buena docena de figuritas de lechuzas y búhos. Me gustan mucho, pero creo que en un momento (durante mi adolescencia) se salió de control. Me dejé tres que de verdad son piezas de colección y lo demás se fue a adornar las vidas de otras personas.

  1. Cuadernos y demás papeles viejos.

Yo me gradué de la universidad en 2011. En 2017 encontré información de mi tesis, cuadernos con apuntes inteligibles y fotocopias de libros desconocidos para mí. Todo eso fue reciclado.

  1. Suplementos de arte.

Lapiceros sin tinta, lápices de color quebrado, tijeras sin filo, marcadores secos… todo eso basura que al fin deseché.

  1. Una laptop vieja.

Esta laptop tenía el disco duro dañado y ya no se producía ese modelo. Yo la guardada con la esperanza de que se volviera a producir… la tuve guardada dos años. Hoy esa laptop debe haberse convertido en piezas recicladas de otras computadoras.



  1. Accesorios para el cabello que no usaba.

Yo me cepillo el pelo por las mañanas y listo. Lo más que llego a usar es una prensa para quitarme el pelo de los ojos. Regalé unas cosas y simplemente deseché otras… muchas.

  1. Ropa que no usaba

En mi armario había ropa que no usaba porque no me quedaba o no me gustaba. Limpiar mi armario fue una de las cosas que más tiempo me tomó. Aquí explico el método que seguí para purgar mi armario sin tener que salir a comprar todo de nuevo.

  1. Ganchos para colgar ropa.

Una vez que ordené mi armario me quedaron muchos ganchos libres. Así que seleccioné los que estaban en buen estado y todos los demás se fueron.

  1. Todas esas pequeñas cositas que no tienen sentido

Un botón perdido, una lima de uñas vieja, un frasquito de perfume vacío, unas baterías que ya no servían. Todas estas tonterías se convirtieron en una gran bolsa de cosas que deseché.

Esta lista resume las cosas de las que me deshice cuando empecé a probar el minimalismo. Para mí, todas fueron cosas fáciles de dejar ir. Si quieres empezar a llevar una vida más simple y con más significado, te aconsejo revisar mi lista y determinar si algunas de esas cosas aplican para ti también. Por supuesto, esta lista es muy personal.



Si ya empezaste a probar el minimalismo cuéntame por dónde empezaste. Si planeas comenzar una vida minimalista, puedes dejar en los comentarios la lista de las cosas que planeas dejar ir primero. Me gustaría ver si tu lista se parece a la mía.

Podría interesarte

Si el minimalismo te llama la atención, pero no estás muy segura de cómo funciona o por dónde empezar, aquí te dejo un par de publicaciones que podrían ayudarte a entenderlo mejor.

Minimalismo: 10 preguntas para comenzar

Reto minimalista (Deshazte de 70 cosa en 70 días)

5 hábitos minimalistas para mejorar las finanzas

Además te puedes suscribir al blog, para recibir información extra, más consejos y conversar conmigo.

Actualización enero 2018: Esta publicación es una de las más leídas en Casa Cambiante, pero es una de las más viejitas también  (se publicó en Octubre de 2017). Desde que hice este listado han pasado cosas nuevas. Por eso, te dejo el link a 20 cosas MÁS que eliminé de mi vida gracias al minimalismo. Espero que lo disfrutes.

 

29 reflexiones sobre “20 Cosas que deseché de mi vida”

  1. Hola!
    Yo hace mucho que empecé a ver videos en youtube sobre como ordenar y guardar ropa y otro tipo de cosas en casa ya que no me gudtaba que se desordenaran tan rápido y empecé a buscar métodos, asi llegue a conocer a Marie Kondo quien me inspiro aún mas a deshacerme de las cosas que no me hacen feliz, lei su libro hace poco para completar lo que ya sabía y he estado examinamdo todo lo que me faltaba, aun no acabo con mis cosas pero voy por buen camino 🙂 realmente uno siente cierta ligereza cuando se quita de cosas que uno no necesita y el ambiente es mas relajado, mas sencillo y sobre todo mas facil de mantener limpio y ordenado porque me gusta mucho eso y desde niña practicaba el tener limpio mi lugar, mi casa era un caos por doquier, limpiaba y ordenaba algunas cosas empezando por la cocina porque era mi lugar donde hacia los deberes de la escuela y de ahi comenzo esto que considero también un hobbie.

    1. Hola, Leslie.
      Me alegra escuchar que vas notando cambios y que sientes que vas por buen camino. Eso es lo más importante.
      Gracias por compartir tu experiencia aquí, seguro que inspirará a otras personas.
      Un saludo

  2. Muy buen post; se me dificulta al ser medioambientalista… me compro una botella de agua y me llevos los frasquitos para casa a tratar de darles otro uso; los tubitos del papel higiénico quisiera hacer manualidades con ellos pero nunca se llega el díaal igual q lindos tarritos q llegan a mis manos. Otro aspecto es q guardo la ropa de mi hijo mayor hasta q le sirva al chico pero mientras esto sucede se me convierte en un desorden; esto màs sumado a la lista descrita acà.

    1. ¡Hola, Andy!
      Si de verdad quieres considerarte ambientalista empieza por las primeras Rs: Reducir y Rechazar. Antes de Reutilizar hay muuuucho que puedes hacer. Por ejemplo, reduce la cantidad de objetos que te llegan en frasquitos y tarritos o del todo recházalos.
      Los tubitos de papel se pueden reciclar e incluso se pueden compostar, porque la verdad es que pocas veces tenemos tiempo para hacer las miles de manualidades que quisiéramos. Y me imagino que tú, con tus hijos estás super ocupada y eso está bien. Estás en una etapa de tu vida donde tal vez no tienes tiempo para manualidades, pero no te estreses, ya te llegará el momento. Además con dos o tres tubitos, alcanza para hacer esas flores que se ven en Pinterest, no necesitas muchos.
      Está bien querer cuidar al ambiente evitando generar muchos desechos, pero las empresas que venden esas cosas que se convierten en desechos las van a seguir fabricando hasta que sus clientes (todas nosotras) empecemos a rechazarlos. Mi recomendación es: libérate de todo eso, recicla lo que puedas reciclar (plástico y latón se recicla fácil, cartón también), tira lo demás y deja de meter más de esas cosas en tu vida.
      Con la ropa de tus hijos, me parece fantástico que la aproveches. Lo que puedes hacer es determinar qué espacio será la que usarás para almacenarla. En el momento en que la ropa almacenada ya no quepa en esa área, hazte el propósito de donar lo que no cabe o de seleccionar las mejores piezas y hacer feliz a alguien más regalando las que no caben en ese espacio.

      Saludos

  3. Yo comenze hace 2 años con mi cosina … no ha sido facil pero vou avanzando hoy pirgue el closet matrimonial y enco tre cintos q me quedavan hace 30 libras
    Y 22 gorras de mi esposo ..solo le deje 4 q estaban en muy buenas condiciones y le serviran todo el verano… ahora me siento con mas espacio cuando entro a buscar otras cosas..
    Los bolsos…. q pena pero enco tre masomenos 15… ya se son un monton solo deje 2 q me encantan .. gracias por tus consejos bendiciones

    1. Hola Eli, por lo que dices hicieste un gran trabajo. ¡Felicidades!
      Espero que el espacio que liberaste te haga sentir más libre.
      ¡Un saludo!

  4. Buenos días!
    Me encanto mucho el contenido y me identifique con varios o la mayoría.
    Hace un tiempo atrás he estado analizando mucho mi vida con relación a vivir una vida más libre, me apego muuuuucho a las cosas materiales, no bien las compro o me las regalan y ya le coloco un valor sentimental muy grande, ah, parte de mi familia materna tiene ese hábito de comprar y acumular en grandes cantidades y sin necesidad, yo ya estaba por el mismo camino, aunque tratado de cada de erradicar ese mal hábito me ha costado y mucho más por qué no tengo un espacio para mi (me mudo mucho). Ahora me encuentro un poco retirada de mi entorno familiar y me pienso mudar en algo pequeño, estoy ya dispuesta a empezar a vivir con menos cosas (aunque lo que tenia cuando vivía cerca de mis padres, aun las conservo en un pequeño espacio de la casa, eso me cuesta deshacerme). En fin, me gustaría recibir muchas más ideas al respecto.
    Gracias

    1. ¡Hola, Yabrina!
      Es complicado romper hábitos con los que hemos crecido. La sociedad nos ha enseñado que comprarnos cosas es una forma de auto-valorarnos y por eso sentimos apego a nuestras cosas. Obviamente esto se debe a que el consumo mueve las ruedasa económicas de la sociedad. Sin embargo, el hecho de que hayas notado ese comportamiento en tu familia y en ti misma implica que ya no te dejas engañar por lo que la sociedad trata de decirte y estás tomando tus propias decisiones. ¡Eso es increíble! No todo el mundo se da cuenta de que hay una alternativa. Vas por buen camino. Te deseo mucha suerte y espero que veas esa libertad que quieres vivir.
      ¡Un abrazo!

  5. Hola, me ha gustado mucho tu concepto de minimalismo, hasta ahora estoy en busca de información y bueno lo que he leído me ha servido a trazar mi propio concepto también y lo que quiero una vida más liviana y sencilla. Tu lista definitivamente es muy parecida a lo que yo he iniciado. Gracias

    1. ¡Hola, Diana!
      Siempre me emociono mucho cuando alguien comenta que está comenzando a aprender sobre minimalismo. Todos los inicios son emocionantes. Mucha suerte con tu viaje y te recomiendo que anotes las primeras 20 cosas que dejes ir, es una lista interesante sobre la que reflexionar después. Aprendes sobre las cosas que no necesitas ni extrañas.
      Saludos

    2. Hola . A comienzo de año lei sobre minimalismo y me gusto. Creo que en mi interior lo pedia a gritos y yo sin saberlo. Mientras estaba d vacaciones , pensaba como lo haria. Comenze hace tres meses. Me fue facial; decidi que debo mudarme a un lugar pequeño y que con todo lo que tenia no lo podria hacer. Entonces dije. “Venta de garage” me fue muy bien. Mucho regale otros directamente lo tire. Otros hize donaciones . Y para concluir ; me siento mas liviana como lista para volar. Esto del minimalismo me hizo entender que tener muchas cosas no siempre ayuda. Gracias por el gran aporte que hiziste. Saco ejemplo de ellos.

      1. Me alegra que estés empezando en esto del minimalismo, Ester. Es muy emocionante empezar. A veces las circunstacias nos obligan, como en tu caso al mudarte a un espacio más pequeño. Pero al final del día, no importa cómo inicies, lo que importa es que te mantengas en el tiempo.
        ¡Mucha suerte!

  6. Muchas gracias por tan buenos consejos. Una vez. Al año hago procesos de desapego de l closet y en general de toda la casa y veo que hay cosas inesesarias que adquiero, sin embargo vuelvo a comprar cosas inesesarias. Que debo aligerar mi impulsividad a comprar?

    1. ¡Hola, Nohora!
      Me alegra que te interesara la publiación.
      Te recomiendo, para no comprar cosas impulsivamente que te hagas preguntas antes de comprar. Por ejemplo, pregúntate exactamente en dónde en tu casa lo almacenarías. También puedes preguntarte cada cuánto lo vas a usar. Así tomas más consciencia de la compra antes de realizarla.
      Esta publiación sobre compras por impulso podría interesarte.

  7. Me sentí 101% identificada con todo! 😦 pero más que nada con los regalos de las personas que amo, la más importante (mi mamá) que está en el cielo, tengo muchas cosas de ella y muchisimas que me regaló. Yo ya hice una gran limpieza en mi casa pero me va a costar elegir entre las cositas de ella. Ya regalé varios pares de sus zapatos, me dolió en el alma pero se estaban arruinando y lo único que me hizo sentir mejor fué pensar que ayudo a quien no tiene. Cuesta pero vale la pena…
    Saludos!

    1. Hola, Gisela.
      Me alegra que comentaras. Los regalos y las cositas sentimentales que tenemos son las que más cuesta dejar ir. Yo creo que debemos dejar ir algunas, pero el minimalismo no se trata de arrancarnos el corazón y desecharlo. Los objetos sentimentales son los más difíciles de organizar porque es como tratar de arrancarnos partes del cuerpo. A mí me tomó mucho tiempo dejar ir mis cosas sentimentales. Escribí sobre eso aquí. No te apures, cada una tiene sus tiempos y es importante respetarlos.
      Me alegra haberte leído, espero que sigas por aquí.
      Un saludo

  8. Hola! Hace un tiempo q me encontré con un artículo sobre minimalismo y me di cuenta q realmente es lo q necesito y quiero para mi vida. Comencé dando pequeños pasos y sinceramente estoy muy contenta con lo q he conseguido, pero se me hace bastante difícil llevar mi nueva vida Cdo tengo un marido q vive de manera totalmente opuesta!! Ayuda!! Cómo puedo conjugar su vida y la mía sin caer en discordia??? Cabe destacar q él viene de una familia con hábitos acumuladores y consumistas. Muchas gracias, me encantan tus artículos!! Saludos desde Mendoza, Argentina 🇦🇷

    1. Buen día, Paola.
      Te cuento mi experiencia. Mi novio también guarda de todo. Cada notita, cada papelito… él lo guarda.
      Yo tengo más de un año en esto de tratar de pensar antes de consumir y de dejar ir cosas. Al inicio traté de hacer una limpieza de su apartamento con él, la verdad no sirvió de mucho. Así que me resigné y lo dejé ir.
      Hace un par de semanas él hizo una enorme limpieza por su cuenta y sacó miles de cosas. Su apartamento se siente mucho mejor ahora.
      Moraleja: no puedes obligar a tu esposo a cambiar, sólo puedes hacer lo tuyo y esperar que eso lo inspire. No va a pasar en poquitos días, pero si tu lado del armario está limpio y ordenado o bajo la cama no hay cosas tuyas, poco a poco él irá copiando tus buenos hábitos.
      Así que, paciencia. No queda más que esperar a que lo que haces vaya permeando en él.
      Saludos

  9. Hola! Que bueno lo que describis. Yo ya hace algun tiempo, comence a plantearme vivir mas libre. De muebles, objetos, ropa. Adopte el minimalismo, para mi hogar y mi vida. Me encanto leerte! 😊 Monika

    1. ¡Excelente recomendación!
      Además, cuando hay menos muebles hay menos superficies en las cuales acumular cosas.
      Gracias por el consejo, Gina.

    1. Comienza por la basura. Es lo más sencillo y por alguna razón siempre tenemos basura guardada.
      Sacar basura es sencillo porque no nos duele ni un poquito y además crea inercia. 🙂
      Espero que te vaya muy bien, ¡comenzar es muy emocionante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *